Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oliver cuenta su dura adolescencia

Meritxell comentó que quería expulsar a algunos de sus pretendientes y Oliver se dio por aludido. La tronista aseguró que él no tenía nada que temer aunque, estaba en cuarentena. Este tema desembocó en otro algo más delicado, Pipi explicó la dura adolescencia que vivió el alicantino, quien tras pasar por un centro de menores se emancipó legalmente de sus padres y, a día de hoy, no tiene ninguna relación con ellos. Al recordar su cruda realidad, el pretendiente salió de plató bastante afectado.
El regreso de Rafa tras fallar a Meritxell no gustó nada al resto de pretendientes. Al escuchar las quejas, la tronista aseguró que el futuro bombero merecía más la silla que alguno de ellos. y aunque precisamente él no corría peligro de expulsión, sí fue protagonista por otro tema mucho más delicado. Oliver se dio por aludido
 
La tronista comentó que , no pretendía expulsarlo pero, sí iba a estar muy pendiente de él. y contó la dura adolescencia que había tenido que vivir. El asesor del amor explicó que Oliver salió de su casa con 16 años, estuvo unos meses en un centro de menores y, cuando consiguió un trabajo con el que pudo demostrar que podía subsistir, se emancipó legalmente de sus padres. "Es un chico muy maduro para su edad", aseguró Pipi. la continuidad de Oliver estaba en cuarentena Pipi quiso echar un cable al alicantino
 
Tamara , que había tenido un breve romance con el pretendiente, dudó de la historia. "Cuando yo estuve contigo fuimos a casa de tus padres", aseguró poniendo en entredicho las palabras del pretendiente. Oliver explicó que durante un tiempo tuvo un acercamiento con sus padres pero, a día de hoy, su relación era nula: "No me hablo con mis padres". Meritxell conocía esta cruda historia porque el pretendiente se la había contado en su segunda cita pero, prefirió no pronunciarse para no alargar más el tema, ya que se dio cuenta de que su pretendiente lo estaba pasando muy mal.
 
"Es algo muy complicado y prefiero no tocar este tema porque para mí no es agradable" , pidió Oliver. Meritxell se levantó rápidamente para dar un abrazo a su pretendiente y demostrarle que contaba con su apoyo. El alicantino agradeció el gesto pero, no pudo aguantar y se derrumbó por lo que prefirió salir de plató para tranquilizarse y recobrar fuerzas. Cuando volvió a plató ya recuperado, quiso mostrar a su tronsita una sorpresita que le había preparado, un baile de capoeira dedicado a ella y a su hijo, a quien prometió enseñarle los principios de los artes marciales. El regalo gustó mucho a Meritxell quien no dudó en agradecérselo con un fuerte abrazo.