Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oliver: "Estoy súper ilusionado y con muchas ganas de que seas mi princesa"

El cambio de bando de Oliver generó una gran polémica, por eso Meritxell quiso tener una cita con él y aclarar algunos temas pendientes. El pretendiente intentó demostrarle sus buenas intenciones, pero consiguió todo lo contrario. La tronista se quedó con dudas, las cuales crecieron mucho más cuando Tamara aseguró que Oliver tenía novia.
Meritxell quería dejar a un lado todas las polémicas y darle a Oliver la oportunidad de explicarse . Lo primero que hizo el pretendiente fue disculparse "Por no haber estado a la altura de las circunstancias cuando has comentado lo de las miradas", pero se justificó diciendo que había querido ser pruedente.
La tronista, muy sincera, le dijo que . Oliver le contestó que no sabía quien iba a ser su tronista y quiso probar con la malagueña, pero cuando comenzó el juego de miradas con ella se dio cuenta de que se había equivocado. Además, le agradeció que le hubiera echado una mano a la hora de cambiarse, ya que eso le dio fuerzas: "Estoy súper ilusionado y con muchas ganas de que seas mi princesa". cuando vio que entraba como pretendiente de Noel se extrañó
 
Entre tanta palabra bonita, , algo que no terminó de gustarle a Meritxell: "Demasiado me estás pidiendo en una primera cita". La alicantina quería saber más cosas sobre Oliver y no dudó en preguntarle cuando había sido la última vez que había tenido un "tiqui-taca" con una chica. El pretendiente tardó en contestar, pero fue sincero: "Unas dos o tres semanas". Oliver aprovechó la ocasión para pedirle un abrazo a su nueva tronista
 
Meritxell no quería marcharse sin advertirle que no le gustaba que sus pretendientes salieran de fiesta, algo que no preocupaba a Oliver ya que le aseguró que él no salía mucho. Para cambiar de tema e intentar ganarse un poco más a la tronista, Oliver le comentó que ya tenía preparada su próxima cita en la que los protagonistas principales iban a ser ella y su hijo. Además, antes de despedirse, no pudo evitar regalarle de nuevo los oídos: "Estás preciosa", le dijo.
 
Tras la cita, : "No sé si quiere conocerme a mí o pegarse a la silla", sin embargo, tenía claro que quería darle una oportunidad. Por su parte, Oliver se percató de la inseguridad de su tronista, pero aseguró que no iba a tirar la toalla: "Espero ganarme poco a poco su confianza". Meritxell se mostraba dudosa sobre las intenciones de Oliver
 
Ya en plató, Tamara tenía una confidencia sobre el pretendiente: "Este chico tiene novia, se llama Diana, es gogó y es de Benidorm". Por supuesto, él negó todo pero la colaboradora además de advertirle que iba a ser su "Peor pesadilla" le aseguró que muy pronto iba a tener las pruebas que demostrarían que es un farsante. Obviamente, esta información aumentó las dudas de Meritxell: "Ahora mismo estás en cuarentena porque Tamara ha sacado la interrogación, pero si es verdad te pediría que el próximo día ni vinieses". El pretendiente continuó muy tranquilo, afirmando que no tenía nada que ocultar.