Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Participa en 'Adiós al hombre lija'

Si siempre has soñado con disfrutar de un viaje en limusina, ahora 'La Fundación de Ayuda al hombre lija' te da la oportunidad además de poderm conseguir una invitación para asistir al programa de 'Mujeres y Hombres y.... Sólo tienes que contarnos la ventajas de ser un hombre bien afeitado.
Para conseguir un tour de dos horas en limusina hummer por Madrid, una invitación para asistir al programa de 'Mujeres y Hombres y...' , y el kit de 'hombre lija', sólo tienes que contarnos cómo ha cambiado tu vida al dejar de ser un hombre lija o la felicidad que sientes porque tu pareja ya no luzca barba.
'La Fundación de Ayuda al hombre lija' seleccionará a las cuatro historias más originales como ganadores. Éstos podrán disfrutar de los premios junto con un acompañante.
Particpar es muy fácil, infórmate aquí y mira algunos ejemplos de concursantes que desean hacerse con el premio:
"Mi experiencia con la barba va más allá del terreno sentimental de la pareja, pues a quien verdaderamente molestan mis pinchazos cuando intento darle un beso es a mi hija de 4 años. Todas las mañanas le acerco al colegio y siempre se quejaba de lo que pinchaba el beso de despedida hasta que un día me sorprendió y en vez de darme un beso, me dio la mano. Me dijo que hasta que no me afeitara, no había más besos de despedidad, jejejeje. Por eso ya no dudo en afeitarme cada vez que me salen los pelillos que lijan. Por mi hija, lo que sea!!!jejeje".
"A mi me costó muchísimo que mi pareja se afeitara a diario, pues lo dejaba para los fines de semana, debido a lo incómodo que le resultaba pasarse la cuchilla. Intenté un montón de trucos para conseguir que dejara de pinchar: castigarle sin besos, sin fútbol, sin escapadas románticas … de todo, pero él seguía sin querer hacer ese esfuerzo por mi hasta que un día cualquiera me vió con la cara llena de rojeces por su barba y decidió poner fin a mi sufrimiento. Desde entonces, no he vuelto a saber lo que es un ‘hombre lija’".
"Yo nunca he dado mucha importancia a lo de llevar barba y a veces me dejo un poco y otras voy bien afeitado. Cuando empecé a salir con mi actual novia, noté que los días que me dejaba barba no se acercaba tanto a mi. Al principio me pareció una tontería, pero luego comprobé que era verdad. Ahora me afeito siempre y tengo todos los besos de mi chica".