Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pipi Estrada y Miriam Sánchez, consejeros

Pipi Estrada y Miriam Sánchez  saben bien cuál es el precio del amor. Por el suyo nadie daba ni un duro, como se apresuran en recordar cada vez que surge el tema, pero al final ya llevan tres años y han tenido una hija.
No hay ninguna fórmula mágica para la convivencia. Pipi, según confiesa, pierde dos kilos cada vez que discute con Miriam. Pero son los dos que coge ella, pues, tras la pelea, le da por comer.
Viven sin complejos, al margen de lo que puedan decir de ellos. Por eso se sienten auténticos. Ladran luego cabalgamos, podría ser el lema de su relación. Un periplo de rumores que sigue firme como una roca. Por eso, entre risas, aseguran: somos de verdad. Como sus dilatadas carreras en el mundo del deporte y el cine X.
Aportar la voz de la experiencia
Por estos motivos, el dotar a 'Mujeres y Hombres' de mayor veracidad será su principal activo en el programa. Pipi entiende que lo que ocurre en el plató es lo mismo que puede pasar en el hogar de los telespectadores, en la discoteca o en la calle. Es la vida misma. E intentarán hacérsela más agradable y divertida a los telespectadores.
Fuera caretas
No en vano, la primera de sus aportaciones ha sido denunciar el doble juego de Ali. La supuesta pareja de Efrén es toda una "actriz de culebrones" para Pipi. No queda mejor su enamorado. El ex periodista deportivo ha bautizado al futbolista como "un trilero del amor".
Todo ello para romper una lanza a favor de Soraya. La nueva tronista, dice Miriam, merece el beneficio de la duda. Ella sí estaba enamorada verdaderamente de Efrén. Y estos primeros puntapiés son sólo el principio. En la guerra de sentimientos todo está permitido y Pipi y Miriam tienen las espadas bien afiladas.