Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafa y Raquel, más ilusionados que nunca

El tronista llegó a su quinta cita con Raquel con ganas de que su relación avanzara. La confianza entre ellos era cada vez mayor y ninguno de los se cortaba a la hora decirse las cosas a la cara, por eso aprovecharon el encuentro para despejar algunas dudas: Rafa quería saber porqué Raquel había pedido la cita 24 horas y ella si él le iba a ser fiel siempre.
El tronista quiso que la pretendienta le explicara por qué había pedido la cita de 24 horas . Él tenía ganas, pero lo veía un poquito precipitado, además, le dejó claro a la pretendienta que aunque estuvieran juntos más tiempo no iba a llegar a nada más con ella, ni siquiera a un beso. Raquel le explicó que la única intención que tenía era la de afianzar su relación un poco más y no por conseguir un beso.
Solucionado un tema, pasaron a otro: "En otra cita dijiste que tú siempre has sido infiel, entonces, quiero que me des la seguridad de que tienes las cosas claras y quieres estar con una chica en serio", dijo Raquel a Rafa. El tronista le explicó que más que infiel había sido inmaduro, pero que esa etapa ya la había pasado: "El día que dé el paso de estar con una chica, voy a serle fiel", le contestó.
 
Al hilo de este tema, Rafa le comentó a Raquel que, ahora que era más popular, podría darse el caso de que ella quisiera ir de flor en flor, pero ella le contestó muy segura: "A quien le gusta marear, lo hace cuando es popular y cuando no lo es. Entonces, si yo no he mareado cuando no era popular, ¿porqué lo voy a hacer ahora?". La pretendienta tenía las cosas muy claras, por eso pidió a su tronista que simplemente se dejara llevar y no frenara sus sentimientos con este tipo de pensamientos.
 
Antes de finalizar el encuentro, Raquel quiso darle un masaje a Rafa, quien rompió el mágico momento con un comentario algo desafortunado: "¿Lo tocas todo igual?", pero supo arreglarlo asegurándole a su pretendienta que estaba cada vez más ilusionado con ella.
 
Tras la cita, Rafa confesó que cada vez estaba más a gusto con su pretendienta: "Raquel es una chica encantadora, tenemos muchas cosas en común". El masaje lo había dejado loco y había hecho que la chica se ganara unos cuantos puntos más. Raquel estaba más tranquila por el hecho de que su tronista le asegurara que si ella era la elegida le iba a ser fiel siempre, además, se mostró más segura de sí misma que nunca: "Sé que el resto de pretendientas van a por todas pero, no me dan ningún miedo". Sobre su rival más directa, Saray, también tuvo unas palabritas: "Es muy cría para Rafa".
 
Ya en plató, Saray quiso contestar a Raquel por su comentario diciéndole que aunque tuviera 19 años no era ninguna cría. Rafa también salió en su defensa asegurando que a él le gustaban jovencitas, así que, la edad de Saray no era ningún problema para él. Raquel se retractó asegurando que no había querido ofenderla, además, terminó reconociendo que, aunque eran rivales, desde la entrada de 'las valientes', ambas se habían unido más que nunca.