Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafa sobre Tania: "No voy a cambiar mi forma de hablar ni por ti ni por nadie"

Pista de patinaje. Los dos se estaban poniendo los patines, agachados. A él se le escapaba la vigésimo segunda coletilla valenciana ("una palabra muy cariñosa en mi tierra") y ella respondía de seguido que no le gustaba aquello, que le parecía "machista" y que no.
Rafa, sintiéndose atacado, atacaba. "Pues más vale que te acostumbres, porque no voy a cambiar mi manera de hablar por ti ni por nadie", zanjaba. Un silencio espeso seguía al encontronazo.
Vuelta a la candidez
Tras salir a la pista y caerse varias veces entre sonrisas, el aire comenzaba a fluir mejor. Ya más tranquilos, hasta riendo, él decía que le encanta "ver cómo saltan sus pretendientas por las cosas en plató porque así veía más de su carácter". También rogaba "que sus chicas sacasen la cara por él, como hacen las del torero".
Ella contestaba que le parecía un poco de niños que se estuviesen "peleando todo el rato" y le devolvía el 'drive' con una demoledora frase "estate más pendiente de nosotras y menos de él". Luego, seguía poniendo las cosas en su sitio: "Si me das una tercera cita, querría hablar más de ti y de mi que de lo que ha pasado en el programa".
Sinceridad por montera
La conclusión de ambos era demoledora, aunque al final ha supuesto un punto positivo para ella, porque el valenciano ha visto que tenía carácter. Él le daba un consejo con un "que tome cereales de fibra porque la veo bastante a la defensiva y no sé por qué. Me he llegado a plantear de qué película han sacado a esta chica" y ella daba en el clavo: "Necesita a alguien que le escuche mucho. Por mucho que intentemos conquistarle no se deja porque no para de hablar".
La conclusión, ésta: "No busco que una chica me siga la corriente en todo. Me ha sorprendido su personalidad, su forma de ser. Me gusta pero también sé que puedo llegar a tener algún conflicto. Me ha ganado su sinceridad, algo aparte es que te guste lo que piense".