Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafa cumple los deseos de Raquel

Paseos por el desierto, paisajes idílicos, compras en mercados, la luna de miel de Rafa Mora y Raquel no pudo ser más completa. La pareja, más enamorada cada minuto, ha viajado a Túnez para disfrutar juntos de lo mucho que se quieren. En el país africano Rafa, como si del genio de la lámpara se tratara, se encargó de cumplir los tres deseos de su princesa.
El ferrari de Valencia está casi irreconocible. Desde que está con Raquel tiene un brillo especial en la mirada. Se ha convertido en todo un caballero y es un hombre de palabras que cumple lo que promete. Durante sus días en Valencia le había asegurado a su novia que la llevaría al desierto y para no faltar a su palabra  la pareja se fue a Túnez para disfrutar de unas románticas vacaciones.
Los enamorados quisieron aprovechar al máximo sus días en Túnez y exprimieron el tiempo al máximo. Dieron románticos paseos, visitaron el desierto y disfrutaron de la gastronomía típica del país africano. Raquel estaba encantada "todo es muy bonito, me has llevado a sitios preciosos, pero yo soy una mujer de acción y necesito un poco de actividad" comentó a Rafa.
Atendiendo sin ninguna pega a las peticiones de su novia, Rafa improvisó sobre la marcha un plan alternativo. Le propuso a Raquel dar una vuelta en quad para hacer una actividad que les resultara más divertida. Sin miedo alguno, la valenciana no dudó en subirse al vehículo y retar a Rafa en una competición. Sobre cuatro ruedas, la pareja dio un movidito paseo por el desierto hasta que Raquel vio algo y no dudó en bajarse del quad para ver de cerca lo que era.
Raquel no podía creer lo que había visto: una lámpara del desierto. La valenciana no tardó en ponerse a frotar para que un mago saliera y cumpliera sus tres deseos. Pero en cuanto empezó a frotar la lámpara Rafa se la quitó de las manos. "El único genio que aquí soy yo", espetó y se ofreció a cumplir sus tres deseos.
Rafa se metió en un berenjenal un tanto complicado . El primer deseo de Raquel era el más fácil: pasar un día entero de compras a gasto pagado. Cual genio de la lámpara Rafa se llevó a Raquel a un mercado típico donde disfrutaron de un día de compras muy divertido. La valenciana tenía carta libre para comprar, aunque Rafa le quiso recordar que no se podía propasar, "recuerda que hay crisis", bromeó. Raquel compró regalos para toda su familia y cuando se cansó le recordó a Rafa que aún le quedaban dos deseos.
El segundo deseo de la valenciana era una estancia en un palacio típico de Túnez y sentirse como una princesa del desierto. Los deseos de Raquel eran órdenes para Rafa, era un deseo complicado; pero el valenciano salió del paso llevándola a un hotel que parecía un palacio y tratándola como a una princesa.
La última petición de Raquel era la más difícil de cumplir: quería una estancia en el espacio.Rafa no la llevó a la Luna pero sí consiguió trasladarla a algún remoto punto del espacio. Muy ingenioso, el valenciano llevó a su noviaal lugar donde ser grabaron las películas de "La guerra de la galaxias".
Raquel se quedó muy asombrada ante tantas atenciones y tantos sueños cumplidos. "No esperaba que cumplieras mis tres deseos", le comentó. . Ahora le tocaba a ella cumplir las fantasías de su príncipe azul