Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafa: "Tus tetas valen 3.000 euros"

Un comentario de Rafa en el que decía que las chicas feas y gordas se abstuvieran de pretenderle hizo que Miriam estallara. La asesora del amor no entendía la forma de pensar del tronista y se lo dejó muy claro. Ambos entraron en una dicusión, con descalificativos incluidos, que no llevaba a ningún sitio y en la que tuvo que intervenir Emma para zanjarla.
Después de que Rafa hiciera varios comentarios en los que decía que las chicas feas y gordas no hicieran el casting para ser sus pretendientas, Miriam, la asesora del amor se hartó de escucharlo y le espetó que "A lo mejor tu no estás preparado para estar con una Gisele Bündchen o con una Elle Macpherson, porque tienes una piernas de jilgero de tomo y lomo".
El tronista ofendido no dudó en contestarle que "Me parece fuerte que digas eso porque si tú no tuvieras las tetas esas de broma no te mirarían ni a la cara", y añadió: "Te lo dije ya una vez, tus tetas valen 3.000 euros y yo si quiero me cojo ahora a tres tías y le pago las tetas a las tres".
Miriam , muy tranquila, le dijo que no se esforzase en intentar hacerle daño porque "Yo estoy por encima de ti". La asesora del amor no estaba de acuerdo con la forma de pensar de Rafa, no entendía que llamara gordas a las chicas cuando, en realidad, no lo estaban: "Es muy fácil decir que estás anabolizado, lo que pasa es que es muy humillante y es caldo de cultivo para las anoréxicas decir que las mujeres son culonas o están gordas".
Rafa se repetía diciendo que lo único que estaba siendo era realista, pero Miriam le contestó que eso no era ser realista sino denigrante y le dijo que "Cuando te pones así no me gustas un pelo". Emma cansada de esta discusión que no llevaba a ninguna parte, la zanjó soltándoles a los dos que "A mí no me gustais ninguno de los dos, os lo tengo que decir".