Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafa vuelve a ocupar su silla de pretendiente

Rafa se presentó en el hotel de Meritxell con un ramo de flores para intentar ganarse su perdón y pedirle una segunda oportunidad para ocupar su lugar de pretendiente. El bombero aseguró que desde que abandonó el plató apenas había salido y que se había dedicado a reflexionar sobre su actuación y prometió a su tronista que no volvería a cometer otro error de este tipo.
Después de que Rafa abandonara el plató tras perder al confianza de Meritxell por haber estado en el piso de unas chicas a las seis de la mañana acompañado de un amigo y dar un masaje a una de ellas sin camiseta; el bombero no tiró la toalla e intentó darle una sorpresa a la tronista presentándose en su  hotel para ganarse su perdón.
 
Con el fin de recuperar la confianza de Meritxell,  Rafa esperó a su tronista  a las puertas del hotel con un ramo de flores yle pidió una segunda oportunidad para volver a ocupar su silla de pretendiente. Meritxell, a pesar de reconocer que Rafa se había equivocada y de que no se merecía esta oportunidad, accedió a que volviera a participar en el programa.
 
Rafa aseguró durante el encuentro que desde su abandono del plató apenas había salido de casa y prometió a Meritxell que no volvería a cometer otro error así. Por su parte la tronista reconoció que también lo había  pasado mal después de que Rafa dejara el programa y confesó que tenía la esperanza de que el bombero hiciera algo para recuperar su confianza, aunque no se esperaba "algo así".
Tanto el pretendiente como la tronista manifestaron que tras el romántico encuentro se quedaron con las ganas de darse un beso . Los consejeros del amor reprocharon a la pareja que nos se dejaran llevar por sus sentimientos.  Pipi no entendió "porqué a tanta química no le pusieron un beso". Por su parte, Miriam intentó que la pareja se besara en plató pero ninguno de los dos accedió a ello. Ante esta negativa a darse un beso Virginia criticó la facilidad que tiene Meritxell para dar "besos sin sentimiento", como se los dio a Roberto o a Rafa, y que ahora le cueste tanto dar un "beso con sentimiento". Meritxell se defendió de estas críticas asegurando que prefiere besar a su pretendiente "en el momento adecuado, que les nazca a los dos y que sea una cosa bonita". Por su parte Rafa aseguró que besaría a su tronista "cuando se dé el momento".