Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raquel: "Voy a ir a por todas y no me gusta perder. En mi vida nunca he perdido"

La llegada de Raquel hizo que a Rafa le brillaran los ojos más que nunca. Por eso no dudó en darle una primera cita para poder seguir conociéndose, cita en la que el tronista estuvo más nervioso que nunca y en la que demostró que la pretendienta se había convertido en una de sus favoritas. Ella, por su parte, le dejó claro que su único objetivo era el irse con él de la mano, por lo que estaba dispuesta a luchar con uñas y dientes para conseguirlo.
Raquel llevó a Rafa a patinar sobre hielo. Después de varias carreras y juegos, en los que disfrutaron como niños, el tronista le hizo una confesión a la pretendienta: "¿Sabes que pensaba que no ibas a venir?", le dijo tras darle las gracias por haber accedido después de todas las especulaciones que se habían hecho sobre ellos.
El tronista continuó agradeciéndole que fuera su pretendienta y le dijo que estaba seguro de que no lo había hecho ni por fama ni por dinero. Raquel, a quien le vino fenomenal este comentario de Rafa, lo cortó para decirle: "Entonces te quedará claro a lo que vengo, ¿no?".
 
El valenciano, más nervioso que de costumbre, le soltó: "Yo sé que donde hubo fuego siempre quedan llamas, o sea, donde hubo llamas siempre quedan cenizas", dijo casi tartamudeando. La chica le dijo que se relajara, pero él quiso explicarle que los nervios le venían porque cada vez que una chica le había gustado siempre había terminado fallándole y no quería que con ella sucediera lo mismo.
 
Para tranquilizarlo, Raquel fue muy franca y directa con él: "Tengo muy claro lo que quiero. El poco tiempo que estuvimos me encantaste y tengo claro que al Rafa que conocí quiero seguir conociéndolo", le dijo. El tronista, más calmado, le confesó que nunca había dejado de pensar en ella, pero que al estar en el programa se había cortado y había intentado mantener las distancias.
 
Antes de terminar el encuentro, Raquel se sinceró con Rafa y le dijo, con muchísima seguridad: "Yo solo decirte que voy a ir a por todas y no me gusta perder. En mi vida nunca he perdido y siempre todo lo que me he propuesto lo he conseguido. Así que, que gane la mejor y espero que sea yo", le aseguró para dejarle claro que iba a luchar con todas sus fuerzas para conquistarle.
 
Tras la cita, a Rafa casi se le caía la baba: "Tiene mil puntos ganados", aseguró. Aunque reconoció que tenía tres 'predilectas': Saray, Raquel y Patri, no tenía ni idea de quien podría resultar vencedor, porque como bien dijo él mismo, "El amor es imprevisible".
 
Raquel  estaba muy contenta con la cita porque, según ella, le había dicho a Rafa todo lo que pensaba y, además, estaba muy segura de sus posibilidades: "Voy a ir a por todas y voy a dar todo para que me elija a mí", concluyó.