Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raúl vuelve a conquistar a Astry

Después de varias semanas sentada en el trono, el corazón de Astry ha comenzado a estabilizarse y quiso dar marcha atrás a sus últimos arrebatos. En el programa anterior vimos como al ver entrar en plató a Eric, pensó en el que podía haber sido el hombre de sus sueños, e hizo un llamamiento, "quiero que vuelve Raúl". Y muy obediente, Raúl volvió a recuperar a su cubana.
Raúl entró en plató
 
 
 
 
 
 
 
 
Muy nervioso Raúl ha comenzado agradeciéndole a Astry que haya rectificado su error y le ha querido regalar un ojo de Estambul, "para que sepas que sólo tengo ojos para ti". Además, ha querido dejar claro que el día que fue expulsado se enfado muchísimo por lo que le ha pedido a Astry que para próximas ocasiones tenga un poquito más de paciencia.
"A mí siempre me han hecho sentirme especial, para bien y para mal", unas palabras que le han hecho emocionarse a ambos y que han dejado ver la cara más sensible del pretendiente más bromista de Astry. Por su parte, Astry ha querido explicar los motivos que le llevaron a tomar tan drástica decisión "Al principio se me vino todo grande, ahora estoy más tranquila".
Ya más relajado, el madrileño ha comentado que él no suele abrirse con todo el mundo que conoce, "hay gente que me conoce hace años y no sabe que tengo dos hijos, yo he venido aquí para compartirlo con ella". Algo que parece haber llegado al corazón de la tronista.
Miriam ha querido saber la opinión que tenía el hijo del pretendiente, sobre sus idas y venidas del programa. De nuevo muy sincero, Raúl ha explicado que su hijo también se enfado cuando fue expulsado sin motivos aparentes y que estaba convencido de que no se merecía la expulsión. Además, ha querido dejar claro que no le había sentado mal el ser expulsado, sino que fuera expulsado dentro de un grupo ya que él pensaba que entre él y Astry había surgido algo especial.
Vicente ha querido aprovechar la oportunidad para aconsejar a su amiga y le ha comentado a Astry que se estaba equivocando. No sólo ha arremetido contra los nuevos pretendientes sino que también le ha dicho que Raúl no debería estar sentado de nuevo en plató. Una afirmación, que no ha sentado nada bien al joven empresario quien ha querido dejar claro a Vicente que no debería criticar tan duramente a los chicos que podían convertirse en la pareja de su amiga y con quienes podía coincidir en una cena en un futuro.
Astry no ha parado de sonreír y disfrutar durante el enfrentamiento de los dos hombres y ha querido dejar claro que no se estaba equivocando al dejar que Raúl volviera a conquistarla. Por ese motivo no ha dudado en darle la próxima cita al madrileño.