Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roberto gana la carrera a Meritxell

Después de lo sucedido en el jacuzzi, todo el mundo esperaba ansioso ver lo que iba a pasar en la tercera cita de Roberto y Meritxell sobre todo, Víctor quien estaba a punto de tomar una decisión definitiva. Sin embargo, la pista de karts le dio menos juego a la pareja y nos sorprendieron con una cita de dos jóvenes que tontean sin llegar a más. Eso sí, la competición dejó en el aire una apuesta que puede sorprender a muchos.
He descubierto que eres un poco falso
 
 
 
 
 
La cosa parecía complicarse pero Roberto fue sincero: "He meditado y no quería estropear nuestra cita con reproches". Después de esta aclaración, la cita se convirtió en una conversación en clave que hacía más que evidente la tensión sexual que existe entre ambos. Meritxell intentando ocultar la sonrisa comenzó a lanzarle reproches a su pretendiente preferido y este como pudo continuó con el juego de seducción. Y es que, era más que evidente que la salmantina estaba poniendo a prueba el sentido del humor y la autoestima del joven.
Después de estás palabras, un poco sin sentido, miraditas y caricias, los jóvenes decidieron lanzarse a la pista de asfalto para jugarse una cita especial y un deseo. Meritxell estaba muy segura de que Roberto le iba a dejar ganar y de que sería ella la encargada de preparar su próximo encuentro. Sin embargo, el malagueño llevaba toda la tarde conduciendo y se alzó con la victoria.
La cita había llegado a su fin y Roberto se despidió de su tronista, a la que aseguró que le encantaba, recordándole que tenía que pagar la apuesta que acababa de perder.
Ya separados, Roberto volvió a mostrarse encantado con el encuentro y con los sentimientos que Meritxell despertaba en él día a día. Al mismo tiempo, Meritxell se mostró un poco dudosa y afirmó: "Le veo demasiado seguro de que está en cabeza".