Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubén: "Tócame, hazme tuyo"

La quita y sexta cita de Noel y Rubén demostraron la complicidad y el feeling que hay entre ellos. La desconfianza que la tronista tenía en el pretendiente iba desapareciendo poco a poco y, aunque los nervios seguían haciendo que tuvieran alguna que otra conversación de besugos y que no pudieran dejar de reír, era evidente que su relación estaba avanzando, ya que ambos siempre se quedaban con ganas de más.
Quinta cita. Rubén: "Me he quedado con las ganas de poder darle un beso"
Rubén llevó a Noel, en su quinta cita, a ver a unos entrañables osos panda. Tras el paseo, ambos intentaron hablar pero, como en citas anteriores, terminaron mirándose y riendo.
En un intento de seriedad, Noel quiso saber si su pretendiente la había echado de menos, y él, muy serio, le contestó: "Algo, te lo digo de verdad y me pongo serio porque si me estoy riendo luego dices que no te fías de mí", le dijo.
 
Otra de las cosas que la tronista le preguntó a Rubén era porqué se había enfadado el chico cuando vio a Luismi entrar de pretendiente. Él le contestó que no estaba enfadado, pero que sí era cierto que le parecía que tenía ventaja sobre el resto: "Él tiene un camino andado que yo, por ejemplo, no tengo", y añadió: "No molesta pero sí jode", aseguró.
 
Después de estos momentos más serios, volvieron las risas. cuando llegó al programa, y le confesó que se había sorprendido muchísimo al ver que sus gustos musicales eran tan parecidos. El pretendiente, ilusionadísimo, sólo pudo decirle: "Se me está poniendo una cara de tonto que te cagas". Noel le contó a Rubén que, por fin, había escuchado el cd que le regaló
 
Tras la cita, Rubén no pudo decir más que palabras bonitas sobre su tronista: "Me atrae bastante, por eso se me queda cara de tonto cuando la miro". El pretendiente dijo también que le gustaría poder tener alguna conversación más seria y poder dejar a un lado los nervios, que eran los que lo impedían. Pero había algo, una espinita, que se le había quedado grabada a Rubén: "Me he quedado con las ganas de poder darle un beso", aseguró.
 
Noel , algo embobadita con el chico, comentó: "En las citas siempre estamos los dos nerviosos y sin saber qué decir". Respecto a tener una conversación, Noel opinaba como su pretendiente, aunque aclaró: "Me atrae físicamente y me atraen las conversaciones de besugos que tenemos, porque se dicen muchas cosas entre líneas que los dos entendemos", concluyó.
 
Sexta cita. Rubén: "Tócame, hazme tuyo"
 
En su sexto encuentro, tronista y pretendiente estuvieron más compenetrados que nunca. En esta cita hablaron mucho más que en las anteriores, pero aún así, las risas, las miradas y los juegos, fueron protagonistas.
 
El frío, fue el causante de algunos juegos, ya que Rubén pidió a Noel que le calentara las manos con sus guantes con la única intención de que lo tocara: "Tócame, hazme tuyo", le dijo entre bromas.
 
Una vez más relajados, la tronista le confesó que no estaba pasando por su mejor momento: "A lo mejor siento que al programa no le estoy dando lo que ellos esperaban", dijo. Rubén quiso animarla: "Si estás ahí es porque han confiado en ti y porque te mereces estar ahí", le contestó, y añadió: "Eres una persona que te tienes que valorar más y confiar más en ti".
 
Noel agradeció las palabras de su pretendiente con un largo abrazo que demostró el feeling que hay entre ellos, aún así, el chico tenía algunas dudas: "Si tienes esa cosa, ¿por qué me sigues dando citas?, quiso saber en relación a la desconfianza que Noel había comentado que tenía hacia él. Ella le contestó que no lo sabía, pero que si le daba citas era porque realmente le apetecía.
 
Rubén quiso darle un regalito que Noel, prácticamente le arrebató de las manos, dejándolo tan sorprendido que le soltó: "Te podías tirar a por mí igual, con la misma pasión que con el peluche", un reno de peluche que, según Noel, era el hijo de ambos.
 
Tras la cita, Rubén comentó que , por lo que él se había quedado, como en la cita anterior, con ganas de algo más: "Yo por mí, un besito lo hubiera robado, pero como no le gusta que le roben los besos y a mí tampoco me gusta robarlo...", aseguró. Noel, por su parte, confesó que cada vez se sentía más cerca del pretendiente, aún sentía algunas dudas sobre él, pero tenía la esperanza de que Rubén no le iba dar el 'palo', por eso: "Me hubiera quedado dos citas más, porque he estado súper a gusto". quien llevaba el ritmo de las citas y quien decidía qué sucedía y qué no era Noel
 
Ya en plató, sobre sus pretendientes y, aunque no puso números, sino que los tachó de caliente, los que más, y templados, los que menos, Noel hizo una especie de ranking posicionó en los primeros lugares a Rubén, Gerard y Luismi, y en los últimos a Leo e Ismael.