Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samira, una valiente en el trono

El trono vacío que había dejado Noel con su salida debía ser entregado a una nueva tronista. Las peticiones para poder ocuparlo han sido muchísimas pero sólo una chica ha tenido el privilegio de hacerlo. Después de que varias aspirantes quisieran usurparlo, por fin, llegó su nueva dueña: ¡Samira! La nueva tronista ha dejado claro que tiene la fuerza y la ilusión necesarias para enfrentarse a esta nueva experiencia de la que espera poder encontrar al hombre de su vida. Además, ha prometido que iba a cumplir a rajatabla las normas del programa y no iba a defraudar a nadie.
Muchas son las aspirantes que desean sentarse en el trono la elegida es Samira , pero sólo una puede hacerlo, y . Esta malagueña de 19 años llegó al programa como una de las 'valientes' para pretender a Rafa Mora en su recta final y, viendo el panorama que había y las reducidas posibilidades que tenía, decidió abandonar con la cabeza bien alta.
 
Samira entró en el plató de 'Mujeres y Hombres' y se encontró un trono invadido por un variado abanico de aspirantes que no dudó en espantar rápidamente para poder llegar hasta su silla. La malagueña llegó cargada de fuerza e ilusión, con las ideas claras y muy buenas intenciones. "Estoy aquí porque quiero encontrar el amor", aseguró Samira. La nueva pretendienta confesó que hasta el momento no había tenido suerte en el amor y, aunque había tenido experiencias buenas y malas, necesitaba a su lado un chico que la enamorase de verdad. Emma quiso saber qué buscaba en un chico y la tronista le contestó: "Necesito sinceridad y cariño, que es lo único que necesita una persona".
 
La malagueña no estuvo sola en su primer día en el trono. A su lado estuvo su madre, Cristina, quien propuso un 'Mujeres y Hombres' madurito y se ofreció como futura tronista. Cristina, como no podía ser de otro modo, contó maravillas de su hija. Para ella, su niña es buena hija, buena amiga, buena persona y estaba convencida de que también sería una muy buena tronista. Madura, realista y segura de sí misma fueron otros de los adjetivos con los que Cristina definió a su hija.
 
Samira contó que su madre, además de su protectora era también su mejor amiga y su mayor consejera, aunque su relación es recíproca ya que a Samira le gusta mucho controlar las salidas de su madre porque "Hay muchos buitres por ahí sueltos" y no quiere que le hagan daño. Este miedo a sufrir por amor es algo que preocupa mucho a la nueva tronista, quien reconoció que le tiene algo de miedo al trono porque no sabe qué pude suceder.
 
 
Emma , para ayudar a Samira a adaptarse al trono, la invitó a escuchar habían querido darle. Decir la verdad, ser fiel a ella misma y a sus pretendientes, cumplir las normas del programa y disfrutar del momento fueron algunas de las recomendaciones de las antiguas reinas del trono, palabras a las que también se acogió Meritxell dándoles toda la razón. Precismente Meritxell, que había pasado por casi todo tipo de situaciones, quiso darle todo su apoyo a Samira para la nueva etapa que iba a comenzar: "Si tienes algún bajón o algún problema puedes contar conmigo, que no soy tu rival". La nueva tronista agradeció sus palabras y le brindó también su amistad. los consejos que algunas de las ex tronistas
 
Cambiando de tema, Emma quiso centrarse en uno de los puntos más importantes y más incumplidos por tronistas y pretendientes. La presentadora quiso saber si Samira estaba dispuesta a cumplir las reglas. "La experiencia nos hace estar muy atentos y al final nos enteramos de todo", advirtió la presentadora. La respuesta de la tronista fue afirmativa. "Ante todo voy a respetar las normas del programa, al público, a los pretendientes y a todos. Voy a intentar encontrar el amor sinceramente y si viene alguna persona con falsedad, que se de la vuelta y se vaya a su casa porque no puedo con la hipocresía. Voy a cuidar el trono y si me puedo enamorar, me voy a ir contentísima", aseguró la malagueña.
 
Samira estaba dispuesta a encontrar el amor y tenía las fuerzas y la ilusión necesarias para, si no conseguirlo, por lo menos intentarlo. Además, quiso agradecer tanto a las ex tronistas como a los presentes el apoyo recibido y dejar claro que no iba a defraudar a nadie. "Ya que me han dado la oportunidad no voy a perderla", concluyó Samira.