Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Scherezade: "Buscaba un acercamiento más romántico, no picante"

Scherezade quiso sorprender al tronista con una cita muy íntima, una primera cita en limusina, atípica y romántica. Aunque la conversación dentro no fue tan romántica cómo la pretendienta buscaba.
La catalana afirma haber elegido la limusina, para que su tronista "no se le escape". Scherezade le decía a Alex que es un "bicho", porque "miras a todas, y las provocas", y además aprovechó para decirle que en todas sus citas se veía "mucho feeling". Alex no quedo impune ante este comentario, y le respondía diciéndole que el feeling no es malo, porque "no significa nada, puede ser muchas cosas".
Las miradas y los abrazos, comenzaron a denotar que el hielo ya se había roto, y Scherezade vio el momento perfecto para decirle a Alex lo guapo que le ve en las distancias cortas.
 
La pretendienta quiso saber un poco más acerca del pasado amoroso de su tronista, y le preguntó por la duración de su relación más larga, a lo que Alex respondía que de "un año". Alex dejarle claro, que a pesar de lo larga que pueda ser una relación, él siempre intenta "vivir el momento cien por cien", y le decía a Scherezade que lo que debe hacerse es "entregarte al cien por cien", y que era "lo que intento hacer ahora contigo".
 
Continuaron hablando sobre su forma de ser, y su manera de ver las cosas. "Con los chicos soy muy desconfiada, con las chicas suelo darlo todo, sin esperar nada a cambio", explicaba Scherezade, comentario que dio lugar a que surgiera un humor picante por parte del tronista, quien quiso saber si la pretendienta había tenido alguna experiencia lesbiana.
 
Las expectativas de Scherezade se vieron en cierta manera cambiadas, ya que aseguraba haberse sentido un poco descolocada, "fue una situación un poco rara. Pensaba que era de una manera y me sorprendió", afirmaba. Además la pretendienta quiso explicar que ella "buscaba un acercamiento, pero más romántico, no picante".
 
Raquel se manifestaba sorprendida en plató, "porque con una primera cita tan estupenda, Scherezade está como un poco decepcionada por lo que ha conocido de Alejandro". La pretendienta quiso desmentir en parte este comentario, ya que lo que le había ocurrido es que había algún comentario del tronista que no le hizo gracia, en concreto, porque preguntó "cuánto tiempo nos queda", y a Scherezade le dio la "impresión de que lo mismo no estaba a gusto". Alex explicó ese comentario malinterpretado por parte de la pretendienta, y dijo que se trataba simplemente de la "dinámica de la cita".
 
Finalmente, Alex, decidió quedarse con la cita de Scherezade, y fue justo el empujón de confianza que la pretendienta necesitaba para afrontar con más fuerza una futura segunda cita.