Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Silvia: "Solo voy a besar al chico con el que me vaya de la mano del programa"

El beso de Silvia y Maikel provocó fuertes reacciones, sobre todo en Rubén que se planteó abandonar la conquista de la tronista. Sin embargo, Silvia ha sabido ganarse su confianza en un encuentro plagado de miradas, caricias y un casi beso que nunca llegó a producirse. Si al encuentro llegaron con dudas, de él salieron convencidos, Silvia de lo mucho que le gusta y Rubén dispuesto a luchar hasta el final.
Tras el famoso beso de Silvia y Maikel,Rubén se planteó su permanencia como pretendiente. Las palabras tranquilizadoras de Silvia intentaron convencerle de que se quedara aunque, aún así, la cita se planteaba "con turbulencias", como apreciaba la propia tronista.
Ella llegó con una piruleta de corazón a modo de regalo para ganar puntos desde el principio. Rubén confesaba que si se quedó tras ver el beso "fue por el paso que diste, no pensaba que me fuera a afectar tanto (...) Cuando te vi diciéndome que no me fuese pensé que me iba a arrepentir". Pero Silvia tenía muy claro que, si Rubén se hubiera ido, habría corrido en su búsqueda. Por ello, a Rubén se le ocurría que podría montar "un paripé" y así conseguir "cariñitos" de su tronista.
Tras la reacción al beso de Maikel,Silvia ha tomado una decisión: "De momento, besos no voy a dar, fue en un momento que me apeteció, como te puede apetecer a ti" y el pretendiente no le dejó terminar la frase: "Ahora", replicaba entre risas.
El resto del encuentro transcurrió entre bromas, abrazos, miradas contenidas y casi un beso, pero no lo hubo. Cogiditos de la mano, Rubén confesaba que Silvia tenía "un puntito tonto" que le gustaba y ella se deshacía ante sus palabras.
Ambos calificaban el encuentro como "divertido", Rubén prefería no imaginar lo que podría haber ocurrido "con dos copas más". Silvia reconocía que le hubiera gustado besar a su pretendiente pero decidió no dar el paso y aunque no lo hubo, Rubén salió de la cita convencido: "No me voy a rendir porque me gusta".
Desde el plató, como decía Miriam. La consejera del amor cree que Rubén "tiene más peligro que una legión de Maikeles" y le instaba a aprovechar su tiempo y "tirarse al cuello" de su tronista. Sin embargo, Rubén se ocnformó con dos castos besos ya que Silvia ha tomado una decisión: "De momento, he dicho que hasta la final no voy a besar a nadie, sólo con quien salga". la cita se había visto plagada de "sexo contenido",