Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Silvia: "Es el chico que más me gusta, y me da miedo que me de la patada"

Silvia Maikel ha afrontado el nuevo encuentro con su pretendiente con la esperanza de callar las voces que hablan de que sólo existe atracción sexual entre ambos. La tronista ha afirmado que busca algo más de , y se ve con posibilidades de que llegue pronto. El madrileño, por su parte, se mostró sorprendido con la nueva cita, ya que no esperaba poder llegar a tenerla después de la primera. El pretendiente también ha declarado que ve una ventaja en el hecho de que haya una fuerte atracción sexual entre los dos: "Si hay feeling sexual es más fácil que surja algo más".
Sin embargo, reunidos en torno a una mesa de billar,. El pretendiente no dudó en preguntarle a Silvia: "¿Prefieres arriba o abajo?". La canaria, según comentó, no tiene preferencias en ese sentido. Parecía que Maikel no se había quedado a gusto con su pregunta, y fue mas allá sugiriendo a Silvia que le contara su fantasía erótica. La tronista, no sin intentar cambiar de tema, le contestó: "No te la voy a contar". la conversación entre la tronista y Maikel no se alejó demasiado del tono erótico que tanto les acusan de tener
Los sentimientos entre los dos parecían estar claros, pero Silvia lo aclaró: "Eres en el que menos confío. Tienes que currartelo". Maikel no lograba entender por qué su tronista no confía en él, y Silvia intentó aclararselo. El madrileño es el que más le gusta de entre todos sus pretendientes, y si acaba enamorada de él no podría soportar que se la jugara. Maikel se lo tomó como un reto: "Si desconfías de mi te demostraré que estás equivocada".
La cita empezó siendo divertida para la tronista, según dijo, pero acabó siendo bastante tensa. A Maikel no le gustó la desconfianza que ha demostrado Silvia hacia él, y menos que se deje influenciar por los rumores que han soltado en plató: "Si estoy centrado en una chica es para estar de verdad. Le demostraré que puede confiar en mi", ha prometido el pretendiente.
Maikel comienza a tener celos
Ya en el plató, Maikel ha reconocido que se fue mal de la cita que tuvo con la tronista, ya que estaba ilusionado y se llevó un gran varapalo al oír que ella no confía en él. Además, ha hecho una confesión: "No me gustó cuando entró Jesús, el nuevo pretendiente. Encontré a Silvia muy entregada a primera vista". Sin embargo, el madrileño ha querido buscar la parte positiva. Según ha afirmado, ese malestar que le produjo la entrada del nuevo pretendiente confirma que sus sentimientos hacia Silvia son más serios de lo que pensaba. "Tuve celos y eso quiere decir que hay un sentimiento", ha confesado Maikel.