Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tamara acusa a Emilio de haberse liado con una chica en una discoteca

Después de la tensión vivida en el anterior programa, parecía que la tranquilidad iba a reinar en el plató. Sin embargo, Tamaraha anunciado que tenía una bomba sobre Emilio, pretendiente de Maite. Según las informaciones de la gancho, el pretendiente estuvo, la noche anterior, en una famosa discoteca madrileña, junto con otros concursantes del programa. Tal y como ha afirmado Tamara, gracias a unos testigos que se encontraban en el mismo local, Emilio se lió con una chica en uno de los reservados que tiene la discoteca madrileña.
La información de Tamara ha supuesto un revulsivo para todos los pretendientes, ya que ha originado un revuelo sin precedentes en el plató. Todos los compañeros de Emilio no han tenido problemas en desmentir todo lo expuesto, y han increpado a la gancho por habérselo inventado. El más afectado, sorprendentemente, ha sido Maikel, pretendiente de Silvia, el cual ha perdido los nervios de una manera muy clara con Tamara. Emilio, por su parte, ha hecho gala de la actitud que siempre ha mostrado en los momentos adversos. No sin reivindicar la falsedad de las informaciones, el pretendiente de Maite se ha visto muy afectado, pero bastante más en silencio que sus compañeros.
Pero Emilio no estaba solo en esa discoteca. Además de Maikel, también le acompañaba Frank, el cual reveló una de las incoherencias de la acusación que recayó sobre el estudiante de periodismo. Y es que, según Tamara y los testigos de aquella noche, el affaire del que le acusan haber tenido a Emilio ocurrió entre las dos y media y las tres de la mañana en una determinada sala de la discoteca. Sin embargo, Frank ha afirmado que abandonaron ese lugar a las dos de la mañana. "Es imposible que nos vieran ahí a esa hora, porque ya nos habíamos ido", ha añadido Frank.
Tamara no ha querido cargar con todo el peso de las consecuencias de la información soltada en el plató y ha delegado en los testigos sobre la credibilidad de la misma. Pero también se ha manifestado favorable en defender a los testigos alegando que ellos no ganan nada habiendo contado lo que, según ellos, sucedió. Sin embargo, otra incoherencia ha restado credibilidad al 'bombazo' sobre Emilio. Y es que el testigo ha afirmado que observó al pretendiente liarse con la chica desde otra sala de la misma discoteca, pero la visibilidad no estaba asegurada del todo. Las dos salas están separadas por la pista central, y hay dos cristaleras de por medio. Emma ha intentado buscar una explicación: "Debido a la difícil visibilidad, ¿es posible que el testigo haya visto a Emilio hacerse una foto con una chica y haya interpretado que había algo más?".
Emilio, protagonista y afectado, ha conseguido templarse, y ha manifestado su tranquilidad. "Tengo la conciencia muy tranquila. Que sigan hablando, y que saquen pruebas", ha dicho el pretendiente. Los reproches han sido la tónica dominante. Tanto Tamara a Iván, como Maikel a Tamara. Todos se han acusado de estar ahí 'chupando del bote'. Por otro lado, Maite aún no se ha pronunciado, pero Emma ha emplazado a seguir con la discusión en el próximo programa.