Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toño se queda con lo que no quiere Rafa

Rafa y Ainhoa llegaron a su segunda cita con la sensación de que no iba a ir bien y acertaron. El tronista quiso saber si la pretendiente tenía la intención de cambiarse al bando de Toño y ella le contestó que sí, algo que no gustó nada al valenciano. Lo siguiente, tanto en la cita como en plató, fue un sinfín de insultos aunque, paradójicamente, el final fue feliz. El futbolista aceptó a Ainhoa y Rafa se la quitó de encima.
Lo primero que quiso saber Rafa al llegar a su segunda cita con Ainhoa fue si ella realmente tenía intención de conocerlo. La pretendienta le contestó que sí pero, al ver por donde iba el valenciano, terminó confesando: "Es verdad que te quería conocer pero, veo que está todo tan claro que no me merece la pena estar ahí sentada", insinuándole además, su intención de cambiar de bando.
 
Rafa intuía lo que Ainhoa le iba a contestar pero al escucharlo de su boca se enervó y le preguntó si todo lo que le había dicho en su primera cita, aquello de que Rafa le encantaba, que estaba dispuesta a luchar y que lo había seguido incluso en sus bolos, era mentira. La pretendienta le contestó que era verdad pero que . El valenciano no se quedó callado y le dijo lo que pensaba: "Si a ti te da igual quedar como el culo, como una falsa y una cínica, a mí también me da igual". al ver que no tenía posibilidades con él, prefería intentarlo con Toño
 
La tensión aumentó muchísimo que si Rafa es un poquito 'corto', que si Ainhoa es una cutre, que si las verdades duelen y la tele gusta , la pretendienta le repitió varias veces que estaba muy ilusionada con él pero que no quería perder el tiempo sin embargo, Rafa no conseguía creerle. De ahí pasaron a los insultos: ... El resultado: el tronista se levantó y se marchó, dejando a Ainhoa con la palabra en la boca.
 
Tras la cita, y aseguró que no creía a su pretendienta. Ainhoa contó que había estado pensando en cambiarse de bando pero no sabía como decirlo: y añadió que las formas del valenciano no le habían gustado nada. Rafa se mostró más indignado que nunca "No es que no quiera conocer a Rafa es que quiero conocer más a Toño"
 
 
En plató se repitió el mismo numerito que en la cita pero con algo más de intensidad. Los insultos y los gritos dieron lugar a una pelea de gallos sin sentido. Una vez calmada la situación, Ainhoa explicó que no hacía nada malo por querer conocer a Toño, pero Rafa no pensaba igual. Según el tronista, lo ideal hubiera sido que la pretendienta hubiera sido clara: "Si dice que se quiere cambiar porque quiere vivir la experiencia, yo le aplaudo", aseguró.
 
La historia era simple: , pero faltaba una opinión muy importante la de Toño. "Es verdad que Ainhoa me gusta. El otro día no dije nada por respeto a Rafa pero es cierto que me fijé en ella", aseguró Toño. Pero,  al sevillano no le hacía mucha gracia que casi todas su pretendientas lo hubieran sido antes del valenciano, aún así, finalmente accedió encantado a que la chica se sentara en su bando.

 

Rafa no quería tener a Ainhoa como pretendienta y ella quería cambiar de bando