Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tony: "Voy a ir a por todas"

Tras los besitos con Ferchu, Tony se vio afectado por lo que quiso aclarar con su tronista si ya tenía decidido quién iba a ser su elegido. Sin embargo, Jenni le dejó claro que aún no sabe a quién elegirá y quiere que él esté sentado entre sus chicos. Unas palabras que parecen haber convencido al pretendiente.
La cita con Tony comenzó en un ambiente poco distendido ya que estaba claro que había cosas que aclarar, como así se lo decía el pretendiente a su llegada al lugar del encuentro. El pretendiente explicaba que "un beso me da igual, da un poco de rabia, pero ya el segundo delante de nosotros... me sentó un poco mal", le decía. Sin embargo, la tronista no le dio tanta importancia ya que "salió así y punto, si hubiera surgido contigo, va a pasar igual".
Sin embargo, Tony parecía un tanto dolido ya que, tras todo lo ocurrido, "se me quitaron las ganas de seguir..." pero Jenni no quiere perder su confianza y, mucho menos, que abandone el programa, "yo no quiero que te vayas, si tuviera claro que es él, me iría con él, pero no lo tengo claro".
Parece que estas palabras acabaron de conocer a Tony quien decidión "zanjar" el tema  y seguir con su conquista. Pero quiso saber más, "¿Ismael no sigue molestándote?", pero Jenni le tranquilizó asegurando que "no he vuelto a saber nada de él".
Así, Jenni quiso asegurarse de que el pretendiente no iba a tirar la toalla "si tú quieres quedarte a seguir conociéndome, yo quiero..." le decía tímidamente y, ante la respuesta afirmativa de Tony, se mostraba contenta, "¡Ay qué alegría me das!"
Tras la tensión, hubo tiempo para las bromas y el acercamiento. Tony le decía entre risas, "estás calentita" y Jenni decidía seguir la broma asegurando que había subido la temperatura de la calefacción a propósito. Ya fuera de bromas, el pretediente se reafirmaba en sus intenciones, "yo voy a ir a por todas, aunque lo veo un poco complicado" y es que el pretendiente no puede olvidar los besos, "te he perdonado lo de Ismael, el beso de Ferchu..." y Jenni volvía a justificarse, "han sido unos piquitos, el que no corre vuela y si él anda más avispado que los demás, haced lo mismo", le aconsejaba.
Pasada la cita habían cambiado las opiniones tanto de la tronista como del pretendiente. Jenni decía "creo que en esta cita he aclarado todo" por lo que aseguraba que ya podían empezar a conocerse de nuevo y "dejarnos de estas cosas que ya estoy un poco cansada".
Por su parte, Tony parecía haber recuperado un poco la confianza, "parece que le importo, por ahora, quiero seguir conociéndola".