Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tony (a sus rivales): "Preparaos, que he entrado en acción"

A bordo de un quark, Tony expresó sus dudas sobre las verdaderas intenciones de uno de los pretendientes de su tronista. Pero no sólo hubo tiempo para aclarar rumores, sino que el pretendiente decidió avanzar en su labor de conquista y desplegar todo su repertorio de halagos, detalles y caricias.
Mientras dirigía los mandos de un quark, Jenni se encargó de dejar muy clara su forma de actuar a Tony, por ello, le recordaba que ella tiene muy en cuenta todo lo que ha sucedido con cada uno de sus pretendientes, "a veces flipo porque os creéis que no me acuerdo de las cosas y me acuerdo de todo", le advertía.
Pero Tony también tenía algo que decir y es que cree que entre las filas de pretendientes de su tronista hay algún que otro polizón, "ahí hay alguien que no se lo merece" y Jenni, enseguida pensó en un nombre: Toño. Pero Tony no quiere "decir nombres", simplemente apunta que "yo sólo hablo de lo que veo pero no voy a decir que Virginia mienta", le explicaba.
Estos comentarios volvieron a levantar las sospechas de Jenni quien asegura haber dado ya una oportunidad a Toño para explicarse, "yo le hubiera perdonado".
Demasiadas palabras, Tony decidió entrar en acción y dar a su tronista un cálido beso en el cuello que, como efecto, provocó la "piel de gallina" de Jenni. No fue la única caricia, un abrazo y algún que otro beso que pareció ser en la boca pero que no fue, completaron la artillería pesada que Tony ha decidido utilizar en su conquista de Jenni.
Pero no acabaron ahí las sorpresas. Tony eligió un detalle muy especial para regalar a Jenni: un llavero con un corazón partido y, en cada parte, el nombre de cada uno de ellos. Un regalo que pareció emocionar a la tronista.
Tras la cita, con la sensación de haber avanzado a pasos agigantados, Tony lanzaba un mensaje advirtiendo a sus rivales: "Quiero decirle a mis compañeros que vayan a por Jenni de verdad, que se anden espabilados porque ahora empieza Tony a entrar en acción".
Por su parte, Jenni parecía encantada habiendo recobrado la confianza que necesitaba depositar sobre su pretendiente, "me he dado cuenta de cómo es realmente Tony", explicaba, "creo que está ahí por mí desde el principio".
Sin embargo, la polémica llegó ya en plató de la mano de Ana, quien aprecia "contradicciones" en el comportamiento del pretendiente y cree que "no pintas nada aquí, estás calentado mucho la silla". Pero Jenni respondía rápidamente que "aunque aún no siento muchísimo, sí que me ha demostrado que siente por mí", explicaba.
Por su parte, Tony volvía a anunciar su cambio de comportamiento, "ahora es cuando realmente voy a ser yo, le voy a mostrar mi cara buena" y es que, en su modo de comenzar una relación, el pretendiente explicaba que "primero se ve lo malo y luego ya, lo bonito".
Y parece que este comentario provocó las sonrisas de Toño, algo que despertó el recelo en el plató. Con este tipo de comportamiento, Virginia les calificaba como "cutres" ya que empieza a sospechar del comportamiento de ambos, "esto huele a chamusquina, no entiendo tu cambio de actitud, aquí hay algo que no te interesa, a mí esto me huele muy mal".
Pero Tony se explica, "lo que dije fue el viernes y luego he coincidido con Toño en un par de bolos" y Toño lo corrobora, "cuando entré al programa no nos tragábamos, he coincidido con él dos días y hemos hablado más".
Y, por fin, Ferchu tomó la palabra asegurando que "aquí, en ningún momento hay sinceridad". Las palabras de unos y otros acabaron con la paciencia de Jenni que tampoco sabe cómo actuar o qué creer, "parece que todo lo que hago, lo hago mal". Sin embargo, un abrazo de Ferchu sirvió para que la tronista recuperara la sonrisa.