Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tronista y pretendienta entre sábanas blancas

Sandy segunda cita ocupa gran parte del corazón de Raúl, pero tras la segunda y tercera cita que el tronista ha tenido con Scherezade se puede afirmar que la parte más grande de su corazón está reñida entre las dos. En esta , ambos se han reunido para tomar algo tranquilamente en un bar, pero el encuentro ha empezado con demasiado pesimismo.
El posible abandono de la pretendienta ha copado toda la atención de los dos, pero sobre todo la de Raúl el cual ha intentado, utilizando cualquier recurso, que recapacitara y continuara pretendiéndole. "Si te fueras sería un gran palo para mi", ha confesado el pianista. La pretendienta se ha mostrado desilusionada por las dudas que los demás están sembrando sobre ella, pero Raúl ha hecho un apunte: "Lo mismo siembran dudas porque ven que eres la favorita".
Scherezade ha aclarado que todas las dudas no le afectan en su relación con él, pero sí que le afectan en su vida cotidiana: "Lo pago con mis amigos y mi familia. Estoy agotada mentalmente". Raúl ha cortado con tanto pesimismo y ha traido la carta que la pretendienta le dio en plató y que él no había leido aún. El buen rollo ha inundado, por fin, la cita y el tronista ha conseguido que Schere se comprometa a quedarse. "Es una de mis favoritas", ha añadido.
 
 
Y las buenas vibraciones se alargaron hasta la tercera cita, en la que la pretendienta quedó con Raúl en una cama para celebrar una particular fiesta de pijamas. Antes de comenzar, Schere ha confesado que todas las pretendientas piensan que es la favorita, pero ha confesado que si no tuviera alguna esperanza no seguiría luchando por él. Le ha recibido con un 'almohadazo', señal de lo que la cita podía deparar. Sandy
Antes de nada, Schere ha aclarado que no le gusta mucho que Raúl quedara con una chica que no conocía de nada, Sandy, a espaldas del programa, pero sí que confirma que no cree que haya tenido nada con ella. "Soy una persona desconfiada, pero tú has confiado en mi así que ahora me toca a mi hacer lo propio", ha dicho la pretendienta. El pianista madrileño le ha tranquilizado y ha confesado que no va a pedir a ninguna chica más y que la chica con la que se vaya está entre ellas.
Las palabras han dado paso a los juegos, y ayudados por las almohadas y las sábanas Raúl no ha podido aguantar la tensión sexual que hay entre ambos y ha propinado un beso muy sensual a la pretendienta. El tronista, más tarde, se ha sentido mal por ese beso porque ella le había pedido que no le besara si no estaba seguro que se iba a ir con ella. Aún así, ha reconocido que no se arrepiente, y Scherezade tampoco le ha dado importancia.