Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Última cita de Rosana, la expulsada

La cita tuvo lugar en un restaurante árabe, donde no faltaron las risas y los bailes. La pareja también tuvo tiempo para hablar de posibles afinidades, y según la pretendienta, también de sus familias y gustos musicales, cosas que no se vieron en el resumen. Esta fue la última cita de Rosana, ya que Germán decidió que fuera ella la expulsada.
Germán quiso preguntarle a la pretendienta si piensa que podrían tener afinidad, a lo que Rosana respondió que "es cuestión de conocernos".
Rosana afirmaba no saber bailar la danza del vientre, pero el atrevido tronista quiso iniciar su intento de baile, e invitó y convenció a una vergonzosa Rosana a bailar con él esta danza.
 
También tuvieron tiempo para hablar del clima en plató, y Germán quiso saber la relación de la pretendienta con otras compañeras, a lo que Rosana respondía: "me siento bien con mis otras compañeras, siempre hay algunas con las que tengo más afinidad".
 
"Yo no soy así", contestaba Rosana cuando se tachó esta cita de "distante y fría" en el plató. "Soy lo que está buscando, soy muchas mujeres en una, y tiene que conocerlas a todas", se justificaba.
 
Germán tuvo que tomar su decisión, ya que las citas eran eliminatorias. La primera eliminatoria de Germán llegó, y el tronista entre nervios y la complicación por la polémica desatada en el programa de hoy con Oana, finalmente Germán decidió que "tengo ganas de seguir conociendo a Oana". Sus últimas palabras para la expulsada fueron:"es un trozo de mujer, pero en dos programas no sé si podemos tener más afinidad", a lo que Rosana se quiso despedir diciéndole que había sido "un placer conocerle, soy buena perdedora".