Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vero se marcha entre lágrimas

La historia entre Vero y Raúl se complicó. La pretendienta no podía evitar derramar lágrimas en plató dada la falta de atención de su tronista: "No sé qué hago aquí. Te veo bien con todas y no acabo de entender que con siete personas estés tan ilusionado". Raúl intentaba explicarle que debía estar seguro de sus decisiones pero le consolaba diciéndole que tenía muy claro que quería que ella estuviera entre sus chicas.
Pero las palabras de Raúl no acabaron de convencer a la pretendienta quien, después del programa, parecía tener la intención de abandonar. Raúl acudió tras ella para evitar su marcha. Vero decía estar segura de que Raúl no iba a salir con ella de la mano pero el tronista le tranquilizaba: "Pues ya sabes más que yo". El tronista le pedía que le mirara pero ella rehuía sus ojos.
El problema de la pretendienta es que no acaba de comprender la actitud de Raúl en el trono: "Hay cosas que pareces no ver, me entran ganas de levantarme y decirte eres tonto o qué", y le explicaba su miedo a que, si salen juntos, haya otras mujeres que intenten conquistarle ya sean pretendientas o contactos de sus redes sociales. Ante este comentario Raúl creyó descubrir el verdadero problema de Vero: "Te afecta mucho más todo lo que nos rodea que nosotros dos", y pareció dar en el clavo ya que Vero confesaba no sentirse identificada "con este circo". Ante estas palabras, Raúl se despedía asegurando no querer obligar a Vero a continuar haciendo algo que no quería hacer.
Pero en plató las cosas cambiaron. Raúl, con semblante serio, anunciaba que creía haber llegado al límite y explicando que no podía "eternizar" la situación, le decía a Verónica: "Creo que nos podemos llevar muy bien pero igual no podemos ser pareja".
La pretendienta se levantaba rápidamente pero su pie le jugó una mala pasada y cayó al suelo en el mismo sitio donde Jenni protagonizara la caída más famosa del programa. Tronista y pretendienta quedaron sentaditos en el suelo pero luego Vero se levantó para despedirse. La pretendienta explicó que había escrito una carta muy personal para el tronista para explicarle el por qué de la barrera que les separaba pero, habiendo sido expulsada, prefería guardársela "solo quiero que sepa eso la persona que en un futuro quiero estar conmigo".
Fue suficiente, Raúl ya había tomado su decisión y aunque todos intentaban convencer a Verónica de que no tirara la toalla ella, entre lágrimas, abandonaba el plató: "No tiene sentido por mucho que me guste a mí esto es cosa de dos".