Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El casi beso de Zaira y Oliver

Oliver quería que sus pretendientas dieran más por él y Zaira decidió descubrirle una faceta suya desconocida hasta ahora: Su lado artístico. Además, El tronista pidió dos deseos: Sinceridad y cariño, algo que la pretendienta estaba dispuesta a cumplir en todo momento. Tan bien fue la cita que en la despedida, los castos besos en la mejilla se acercaron demasaido a los labios.
Zaida quería dar un paso más en su conquista de Oliver y, para ello, decidió mostrarle una faceta que hasta ahora desconocíamos: El dibujo. La pretendienta tenía un doble objetivo: Retratarle y que valorase su confesión. Sin duda, el detalle encandiló al tronista que justo antes de llegar a la cita advertía que comenzaría a dar "un poquito de caña" a ver si así conseguía que sus pretendientas espabilaran. Parecía que el momento de pasar a la acción había llegado tanto para ambos.
Ella le esperaba en el madrileño parque de El Retiro, un lugar inmejorable para hacer el retrato. La iniciativa de la pretendienta divirtió a Oliver que también supo valorar la confesión de la chica. Pero además, el dibujo llevaba una  dedicatoria muy especial: "Espero que lo que ves en un dibujo, en un futuro se convierta en una realidad".
La cita continuaba con deseos. Nada más entrar, Zaida entrega al tronista tres tarjetas en blanco con el objetivo de que él formulara tres deseos que ella pudiera cumplir. Oliver no los había utilizado pero ahora se ha decidido. ¿El primero? La sinceridad, "Para que no hagas trampas, y siempre me digas las cosas; ¿El segundo? El cariño, "Que me hace falta mucho", decía el tronista.
Pero él no sólo quería pedir, también quería dar: "Me gustaría que el tercero lo pidas tú y me lo des en plató", la idea encantó a la pretendienta y formuló algo muy parecido a un deseo: "Me gustas más sin barba" y sus deseos son órdenes para Olvier "El próximo día iré afeitado", "¿Por mí?", preguntaba Zaida, "Por ti", respondía Oliver.
Sobre Jenni
La pretendienta confesaba haberse sentido "agobiada" por la importancia que Jenni tenía en plató, "porque era tu favorita". Además, temía que Oliver estuviera demasiado "receptivo y entregado". Oliver le dio la razón, quiere sentir algo pero sus chicas no le dan lo que necesita: "No acaba de surgir... Busco a alguien especial, que lo sea y que a mí también me haga sentir así".
Un ¿Casto beso?
El encuentro había llegado a su fin y ambos se despidieron con dos besos, sin embargo, uno estuvo más cerca de los labios que de la mejilla según contaba el propio Oliver. Zaida también también lo había notado: "Le hubiese besado, me habría encantado", sin embargo se cortó cuando el tronista se levantó.
Todo parecía perfecto. Ambos estaban encantados con el encuentro y con deseos que cumplir por delante. Sin embargo, en plató se torcieron las cosas. Algo que hizo Oliver provocó la desconfianza de Zaida que, finalmente, decidió abandonar.