Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos besos y un enfado

Iván llegó a su séptima cita con Maite con la sensación de que Alonso le estaba quitando el puesto de favorito y por si le quedaba alguna duda, la tronista se pasó toda la cita haciéndole pucheros y pidiéndole más atención. El pretendiente no estaba dispuesto a cambiar su actitud ya que consideraba que lo estaba haciendo bien pero, quiso poner un broche de oro a una cita casi desperdiciada y le dio un pasional beso a la madrileña. Eso sí, no le gustó nada que su competidor repitiera la misma acción en plató.
 
 
 
 
 
 
 
 Ivánno estaba de acuerdo con las comparaciones y le explicó a Maite que él y Alonso eran dos personas muy diferentes. Al joven no le gusta ser demasiado efusivo cuando no lo son con él  y le pidió a Maite que dejara de hacerle pucheritos y que se centrara en disfrutar su séptima cita con él ya que, hasta ese momento la estaban desaprovechando. Maite quería picar a su preferido y lo estaba consiguiendo.
El pretendiente cambiar de golpe la conversación y le entregó a la madrileña un buda de la suerte, con la intención de que le ayudara en el amor, la salud y el dinero. Maite se lo agradeció y no volvió a fruncir el ceño en busca de un abracito.
La cita no había sido muy fructífera e Iván decidió lanzarse a la piscina en el momento de la despedida y le dio un pasional beso a Maite. La tronista salió de la cita sin palabras y llena de emoción. Una sensación que compartía con Iván aunque, él hubiera preferido que el beso se produjera en otra situación y no tras una cita de presiones.
De regreso a plató, Alonso decidió no quedarse quieto y se levantó a dar un espectacular beso a su tronista. La cara de Iván cambió en ese mismo momento y no volvió a transformarse. El pretendiente se indignó con la actuación de la madrileña y le reprochó que hubiera abierto la boca para recibir el beso.
Maite se quedó muy preocupada por la reacción deIván y del resto de pretendientes, que también se lo tomaron mal. La situación pasó de la risa a la tensión en un minuto y Maite tuvo que confesar que se arrepentía de haberle dado el beso a Alonso. El madrileño al escucharlo se quitó el cartel de pretendiente y dijo que se iba. Pero, eso tampoco lo quería Maite.
"Me hubiera gustado dar el beso en otro momento y no delante de todos. El beso de Iván me encantó y le daría mil más", concluyó la tronista.