Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En busca del amigo traidor

Lo que comenzó como una cita a tres para desvelar el oscuro pasado de Jenni, pasó a ser un encuentro especial de dos jóvenes que se atraen y terminó convirtiéndose en la búsqueda del amigo traidor. Jenni no dudó en sacar a la luz el pasado de su tronista y dejar caer que podía haber fallado al programa, al tener relaciones con su ex cuando todavía era pretendiente de Meritxell. Pero, el mayor problema no era ese, sino que la información se le había dado un buen amigo de Oliver al que ella no estaba dispuesta a traicionar.
"¿Te importa más mi supuesto amigo o yo?"
 
 
 
 
 
En plató, Emma quiso poner un poquito de sentido a lo sucedido en la cita a tres y en lugar de eso se encontró con un entuerto mayor.
 
 
 
 
 
Y una vez más... Tuvieron que seguir grabando.
Oliver quiso estar presente en la cita que Raúl y Jenni iban a tener para poder descubrir que horribles cosas tenía que contar el gancho de su pretendienta preferida. Sin embargo, por más que intentó preguntar, Oliver no conseguía saber que era lo que había hecho Jenni y que a él le podía molestar. Raúl, en lugar de ir al grano comenzó a dar rodeos sobre el tema sin tener nada claro que contar. El madrileño aseguró que habían sido muy amigos, que habían llegado a dormir juntos, que les había separado un asunto de dinero, que Jenni tenía muchos cambios de humor... En definitiva, nada que pudiera llevar a Oliver a no querer seguir conociéndola.
Pero, Raúl no iba a dejar que la catalana saliera de rositas de esta polémica y comenzó a atacarla con el tema de los hombres y del tal Ostos. Los dos tienen un tono de voz muy elevado y enseguida se deja llevar por la pasión de defender sus argumentos. Una cualidad que Oliver no soporta y que le llevó a abandonar la habitación de inmediato. Raúl no daba crédito a la actitud del tronista y llegó a afirmar que le parecía un niñato que no era capaz de afrontar la situación e incluso, que estaba imitando a Rafa Mora.
Jenni no dudó ni un segundo y salió corriendo detrás de Oliver para ver que le había pasado. "Eso lo he tenido que aguantar en mi pasado y no lo quiero más", le explicó el tronista al mismo tiempo que le pedía que no volviera a sacar la choni que llevaba dentro. Jenni entendió la actitud de su tronista y le pidió que le entendiera un poquito ya que ella también había tenido que escuchar muchas cosas de su pasado y se había callado. Ante esta situación la pareja decidió tranquilizarse y tener una cita un rato más tarde.
Ya más tranquilos, la pareja volvió a encontrarse unas horas después y protagonizó una cita muy especial. Oliver quiso demostrarle a Jenni que era alguien muy importante para él y que por eso le sometía a tanta presión. Por su parte, Jenni entendió perfectamente lo que su tronista quería transmitirle y le aseguró que todavía le quedaban muchas cosas por aprender. "Necesito una persona a mi lado que me ayude a mejorar", le susurró la catalana. La pareja disfrutó de una cita muy amable, en la que se conocieron un poquito más e intentaron formar su propio puzzle.  Una situación que pronto se vería tambalear en plató.
Raúl quiso explicar que le había parecido fatal el comportamiento de Oliver y que su única intención era confirmar que Jenni había cambiado y que en esta ocasión si se estaba tomando en serio su conquista. Una explicación que Jenni confirmó al asegurar que se estaba comportando "cómo nunca" y que su única intención era conquistar a Oliver.
Pero cuando parecía que todo estaba más o menos solucionado, Emma quiso saber que cosas le habían contado del pasado de Oliver. La pretendienta se mostró reticente y aseguró que no lo quería contar pero, la presentadora insistió y Jenni lo soltó. Cuando visitó Benidorm le llegaron un montón de rumores sobre su tronista: que si era un poco mujeriego, que si tenía una relación con su ex, que sino era sincero... Pero, el problema no era ese, sino que un muy buen amigo de Oliver le había confirmado que cuando era pretendiente de Meritxell seguía manteniendo una relación con su ex, Diana. Según le habían trasmitido, la chica era muy sumisa y estaría dispuesta a hacer todo lo que él quisiera.
Oliver negó en rotundo esta información y le pidió a Jenni que le desvelara el nombre de la persona que le había contado eso. Un mínimo detalle que la pretendienta no estaba dispuesta a desvelar, ella no es ninguna chivata y menos la causante de crear malos rollos. Ella no estaba dispuesta a hablar y Oliver no está dispuesto a seguir teniéndola como pretendienta sino le dice el nombre de su amigo traidor.