Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las cartas acertaron, a Samira no le gusta Javier

En su primera cita con Samira, Javier la llevó a que les leyeran las cartas. El brujo no les auguró mucho futuro y la verdad es que no se equivocaba. Entre ellos no hubo nada de feeling y Samira no dudó en decirle al pretendiente que no quería seguir conociéndolo.
Javier quedó con Samira ante el pozo de los deseos en su primer encuentro. Antes de que llegara su pretendiente, Samira pidió al pozo que todo le fuera bien durante su estancia en el trono. Cuando Javier llegó se llevó a su tronista a que les echaran las cartas
Según el tarot la atracción de la pareja era sobre todo pasional. También pronosticaba que entre ellos no existiría comunicación y que sólo serían amigos mientras durara el programa, después sería un poco difícil que continuara la amistad. Sí las cartas acertaban, Javier lo tenía difícil.
Después de que las cartas les auguraran un futuro un poco tormentoso la pareja quiso hablar sobre ello. Los dos se quedaron un poco rayados con unos pronósticos tan pesimistas. Pero no quisieron darle demasiada importancia a las palabras del brujo. Decidieron que lo mejor para ellos serían conocerse un poco mejor y dejar que el destino decidiera lo que tenía que pasar.
La verdad es que las cartas no se equivocaron cuando auguraron falta de comunicación entre la pareja. La conversación entre ellos no fue muy fluida en la cita. La pareja no sabía de que hablar y después de tocar el tema del tarot decidieron irse cada uno por su lado.
Javier se marchó creyendo que había dado lo mejor de él. Pero a  Samira le llegó este primer encuentro para darse cuenta de que el pretendiente no le gustaba. Entre ellos no había química. "No le veo color a esto", comentó la tronista tras las cámaras.
Ya en plató Emma le preguntó a Samira por la cita. La malagueña lo tenía muy claro y no dudó al comentar que Javier no le gustaba. El pretendiente no se esperaba que fuera expulsado tan pronto, habiendo tenido solamente un encuentro con ella, pero no tuvo más remedio que aceptarlo.
Aunque las cartas acertaron cuando diagnosticaron un futuro difícil entre Samira y Javier, no tuvieron nada que ver en . A la tronista no le atraía Javier y, sintiéndolo mucho, le pidió que abandonara la silla de pretendiente.
  la decisión de Samira