Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una cita perfecta con final agridulce

David quería darse a conocer a Maite y, por ello, la llevó a conocer una de sus pasiones: El cine. El pretendiente quería simular cómo sería una tarde de palomitas y buenas películas junto a Maite, pero también decirle cosas más íntimasde las que pueden expresarse en un plató "porque estoy viendo que allí no hay nivel", decía entre risas. Maite bromeaba: "¿Me quieres llevar a lo oscuro tan rápido?", Y quizá no le faltaba razón ya que el pretendiente aprovechó la intimidad, y la oscuridad, para acercarse físicamente protagonizando la típica escenita del brazo por encima de los hombros.
Pero también hubo tiempo para conocerse. David quería abrirse, explicaba que hace tres meses llegó a pesar 108 kilos, lo que le ocasionó problemas en sus relaciones sociales: "Me dejaban de lado, he estado tiempo sin salir de casa... El tema ligues, pues tú me dirás"  y Maite supo comprenderle:"Te puedo entender, quizá no lo he pasado ahora pero sí cuando era más niña". "Me gustas mucho y he venido a conquistarte, si ves que no te gusto, me lo dices", le decía David. Ya fuera de la sala, Maite descubrió a un chico que buscaba una relación estable y que veía en sus ojos "una mirada de pasión". La tronista se ruborizaba, pero David continuaba con su declaración: "Me encantas, te lo digo todos los días, cuando quieras"
La tronista esperaba que David se hubiera llevado de la cita sensaciones tan buenas como las que ella había experimentado. Maite apreciba que David había sido el único de sus chicos en "atreverse a un acercamiento físico". Aseguraba que le había ganado con sus palabras y concluía diciendo que era el chico que mejor impresión le había causado. Tan tierna fue la cita que el plató, tronista y presentadora incluidas, se levantaron para aplaudir a Davidmientras el público coreaba: "¡Torero!". El pretendiente no daba crédito, "no tengo palabras, se me va el corazón" y, como no sabía qué decir, le dio un regalo: Una película romántica que, espera, puedan ver muchas veces juntos.
Pero las buenas sensaciones se acabaron pronto. Emma García le daba paso a Tamara que tenía una confidencia que a ella misma le costaba anunciar. La gancho formulaba una pregunta a bocajarro: "¿Te casas el dái 25 de septiembre?" y David se reía: "Sí... ¡Con ella!", decía señalando a Maite. Pero aquí no acababa la información. Tamara explicaba que la información le ha llegado por la tía del niño de la chica que, según ella, está embarazada de David. Continuaba explicando que David ya tiene un hijo con esta mujer.
"Ni tengo hijos, ni los voy a tener, ni me voy a casar... Bueno con ella sí", desmentía David. Todos estaban perplejos con la información y Pipi intentó poner solución: Que la próxima cita tenga lugar en el pueblo de David y, así, comprobar si su presunta novia aparece reclamando la paternidad de sus hijos. A Maite no pareció importarle mucho. Debe pensarlo y escuchar a Tamara por lo cierto de sus anteriores confidencias pero acabó la polémica bailando una lenta canción junto a David.