Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una cita rápida y sin rodeos

La primera impresión no fue demasiado buena pero, Antonio no quiso fiarse de sus impresiones y decidió tener una cita con Mónika. Una cita muy rápida y concisa que llevó al torero a tomar la decisión de expulsar a su pretendienta. A la polaca tampoco le gustan nada los toros.
Nuria Blanco
Viniste a conocer al anterior tronista, a David y... ¿qué es lo que te hizo quedarte?
 
 
El torero también quiso averiguar cuales eran las prioridades de su pretendienta y se encontró con algo más que evidente. La prioridad de la polaca no podía ser otra que sus dos hijas. Metidos en la conversación, Mónika le contó como había venido a España y a lo que se dedicaba actualmente. Pero, esta conversación tan correcta estaba a punto de tocar un tema muy delicado que marcaría su final, los toros.
 
 
 
 
 
"Me hizo quedarme tu saber estar, tu edad y tu físico, evidentemente", respuesta que hizo que Antonio sacara su primera sonrisa de la tarde ya que, algo en su mirada nos hacía pensar que Mónika no le había entrada por los ojos e iba a ser difícil que llegara a su corazón.
"No me gustan los toros", afirmó Mónika ante la pregunta obligatoria de Antonio. Afirmación que pareció poner una banderilla al matador ya que en seguida, decidió poner punto y final a su cita. Ya separados, la pretendienta sabía que Antonio no había salido contento de la cita y el torero aseguró que aunque, era una buena chica y que tenía encantos, "No es la chica que me puede llenar".
La cosa estaba muy clara y en plató, todo el mundo lo vio claro. "No eres una chica que me llame la atención y no quiero que estés ahí perdiendo el tiempo", afirmó Antonio entre bostezos deRafa. Situación que llevó a los tronistas a protagonizar un nuevo enfrentamiento al mismo tiempo que Mónika se preparaba para abandonar el plató.