Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Nos estamos conociendo poco a poco"

Lágrimas, dolor, sentimientos, declaraciones de amor, mentiras... La final inesperada de Antonio se ha convertido en un cóctel de sentimientos con un final feliz para sus protagonistas. La prueba de Antonio y su declaración de amor a Luz, han servido para que la pareja terminara odiándose ante la cámara y comenzara a dejarse llevar por la pasión tras ella. Salieron juntos de plató y días después han comenzado a conocerse de verdad.
"Luz estoy enamorado de ti"
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Un final que para muchos puede hacer incomprensible el hecho de que hoy les hayamos visto a los dos juntitos y abrazados en el tresillo del programa. Son muchos los recovecos del amor y muchas las situaciones que Antonio y Luz han protagonizado antes de volver a plató y contarnos que están juntos y se están conociendo. Vayamos poco a poco para poder entenderlo.
Echemos la vista atrás: una vorágine de sentimientos
El amor y el dolor , se había convertido en los verdaderos protagonistas del programa y Emma decidió seguir grabando. Luz seguía sin ser capaz de reaccionar y Antonio quiso ir un poquito más allá y asegurar que no quería que Luz se convirtiera en la mala de la película ya que ella por lo menos había sido sincera con sus sentimientos mientras que él no había sido capaz de decirle la verdad en ese momento. El torero se sintió muy decepcionado y dolido con las frases de su pretendienta. Le llegó a decir que pensaba que le faltaba un hervor.
Luz seguía sin entender lo que estaba sucediendo y le pidió que le declarara su amor mirándole a los ojos. Petición que Antonio cumplió antes de comunicar a sus pretendientas que iba a abandonar el programa y que si ellas querían podían seguir conociéndole fuera del programa.
Con Antonio fuera del plató, nadie era capaz de reaccionar hasta que Mari rompió a llorar y le pidió explicaciones a Luz: "¿Qué te ha pasado? Hace unos días estabas colada hasta los huesos". La pretendienta, no sabía dónde meterse y pidió ir detrás de Antonio. Cuando los jóvenes se volvieron a encontrar, sobraron las palabras. Los dos estaban rotos de dolor y no dudaron en abrazarse sin decirse nada más.
Todo apuntaba a que el amor había triunfado de verdad y Emma les pidió que volvieran a entrar para despedirse y recibir el calor de público. Por amor o por traición pero, tanto Luz comoAntonio, habían sufrido mucho y gracias a un abrazo le daban una nueva oportunidad a su corazón. Sin embargo, ambos estuvieron de acuerdo en tener una charla antes de tomar ninguna decisión ni de olvidar todo lo que había pasado.
Pero, el buen rollo entre ambos duró tan solo unos minutos. Antonio no terminaba de entender que Luz hubiera cambiado de opinión tan rápido y sobre todo que de un momento a otro comenzara a estar más atenta de la cámara que de su persona. "Se acabo, se acabo, le he visto un gesto, qué no", Antonio explotó y quiso romper con todo, una vez más se había vuelto a sentir tonto y a darse cuenta de que a su amada solo le interesaba quedar bien en la televisión. La historia de amor tenía un trágico final.
Un reencuentro sin piloto rojo
Días después, el cabreo de Antonio había desaparecido y regresó al plató del brazo de Luz. ¿Qué había pasado? ¿Era real todo lo que habían protagonizado? ¿Está Luz actuando para volver a salir en televisión? ¿Por qué Antonio ha vuelto a cambiar de opinión? Estas eran solo algunas de las preguntas que todos nos hemos planteado al ver a la pareja sentada en el tresillo. Incluso, Rafa ha pedido permiso para abandonar el plato debido a que consideraba que la actuación de Luz era un papelón.
Sabemos que en el amor y en la guerra todo vale y que una pareja es cosa de dos. Ellos aseguran que han hablado mucho fuera del programa, que han decidido conocerse y darle una oportunidad a sus sentimientos. ¿Verdad o mentira? El tiempo lo dirá, eso sí, las lágrimas de Antonio eran las de un hombre enamorado que esperemos que no vuelva a sufrir por una mentira.