Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La culpa fue del supuesto primo de Efrén

Oliver se quedó muy afectado cuando comprobó que Miriam le estaba mintiendo y tuvo que aceptar que su supuesto novio le estaba contando la verdad y no imaginaba que la historia volvería a repetirse. Unos días después de su expulsión, Miriam volvió a plató para defender con pruebas su verdad. La ex pretendienta asegura que Juan Francisco no ha sido su novio en ningún momento.
la sevillana pidió volver para enseñarle a
las pruebas que demostraban su inocencia
 
 
 
 
 
 
 
Con papeles en la mano, Miriam entró en plató y fue directa al grano. Eso sí, aseguró que seguía sin estar dispuesta a enseñar su Facebook porque Oliver no le había escuchado cuando ella intentó defenderse. Según la pretendienta, en las fechas que Juan Francisco aseguró que estaba manteniendo una relación con ella, se encontraba viajando por España con su ex novio y el susodicho tenía una relación con otra chica que estaba dispuesta a contarle todo a la directora del programa. Pero ese no era todo el problema.
Miriam aseguraba que había recibido una llamada de un supuesto novio de Efrén. Alguien que estaba muy ligado al programa y que le advertía que su permanencia en plató estaba a punto de finalizar. Ninguno de los presentes daba crédito ante tales declaraciones. Incluso, a Emma le entró la risa a escuchar que el culpable de todo era un supuesto novio de Efrén. Todos recordamos lo mal que terminó el tronista perfecto con el programa.
Oliver estaba atónito escuchando la defensa de la que era su pretendienta preferida y no se atrevió a articular palabra. Quién si lo hizo fue Amal. La pretendienta increpó a Miriam asegurando que estaba soltando un rollo tremendo con la intención de volver a sentarse en la silla.
Todos estaban deseando que Oliver rompiera su silencio y explicara si creía a Miriam o seguía pensando que estaba mintiendo. Pero en ese momento, Raúl y sus pretendientas regresaron a plató y Miriam se tuvo que sentar junto a Mari en la mesa camilla y esperar a que volvieran a tener tiempo para ella en el programa.