Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"¿Tienes algo que decirme?"

A Juanjo le sobraron minutos para darse cuenta de que Blanca tenía un secreto en su mirada que no le iba a gustar nada de nada. Y es que, el valenciano vio de golpe como sus ilusiones comenzaban a desvanecerse sin saber muy bien el motivo. Sin embargo, lo que ha pasado con Raúl no parece haberle restado protagonismo al valenciano quien sigue luchando por el podium.
"¿Tienes algo que decirme?, te noto rara"
 
 
 
 
En plató, la cita se vivió con mucha intensidad y casi todos llegaron a la conclusión de que Juanjo se había quedado muy dolido antes de recibir una noticia que no le iba a gustar. Sin embargo, el valenciano volvió a repetir que él sabía que la noticia no iba a ser buena para él pero que Blanca no tenía que arrepentirse de sus sentimientos ya que, estaban allí para encontrar el amor.
 
 
 Ya sentados en la Plaza Mayor y comiéndose un bocadillo de calamares, la pareja comenzó a sincerarse un poquito más y es que Juanjo asegura que entre ellos dos ya existe un Keeling especial que le lleva a soltarse un poquito más con ella. Unas declaraciones que hicieron que Blanca le asegurara que en ocasiones había llegado a pensar que él tronista era él en lugar de ella. "Me encanta estar contigo, me encanta quedar contigo... Hoy estoy especialmente nerviosa".
A pesar, de que la cita llegó a su fin y Blanca consiguió no soltar su secreto, había algo en su mirada que dejó preocupado al valenciano. Nada más separarse, la extremeña aseguró que si la cita hubiera sido como la de Raúl le hubiera resultado muy difícil no dejarse llevar. Una sensación que le salió tan de dentro que no tardó ni dos minutos en volver al encuentro de su mister.
Nada más verla, Juanjo le preguntó de nuevo y Blanca le dijo que no se lo podía contar pero que estuviera tranquilo y le dio un tierno abrazo. Con cara de preocupación y ojitos tristes, Juanjo le dijo a Blanca que no se preocupara y que sobre todo no se arrepintiera de nada de lo que hubiera hecho. "Estoy rallado pero, bueno esperaremos a ver la cita". Más tierna que nunca Blanca volvió a besar a su pretendiente antes de marcharse.
En contra de todos los pronósticos, Blanca aseguró que era la cita en la que más nerviosa se había puesto y la que más pasional le había parecido. Y es que, Juanjo adivinara sus sentimientos mirándole a los ojos le llegó al corazón. "Los dos están tan iguales...", aseguró Blanca.  Tan iguales, que llegó a asegurar que esta cita significó mucho más para ella que la de Raúl.