Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un día con Alejandro

En cada cita las pretendientas de Alejandro destacan la intensidad de su mirada. Una mirada calificada como misteriosa y sensual, que en telecinco.es no queríamos pasar por alto. Así que una vez más, nos hemos puesto manos a la obra y hemos tenido nuestra propia cita especial con el tronista.
una sesión fotográfica por Madrid
Quedamos a las 11 de la mañana en el corazón de la ciudad y con puntualidad casi suiza, Alejandro llegó a nuestra cita. Mi intención era pasear por la Gran Vía, enseñarle la Plaza Mayor y terminar nuestra cita almorzando un riquísimo bocadillo de calamares para mostrarle uno delos encantos de la ciudad pero, iba a resultar imposible hacer nuestro recorrido sin tener que compartir al tronista con decenas de chicas dispuestas a hablar con él. Y chicas, lo siento mucho pero esta era sólo para mí (Y para Diego, mi cámara).
Nuestra cita estaba llegando a su final y yo no podía dejar escapar la oportunidad de que Alex me enseñara su técnica fotográfica y me convirtiera en su modelo por un día.
 
No había posibilidades de que nos dijera que no, a cualquier fotógrafo le encanta sacar su cámara a pasear para captar una nueva y espectacular instantánea. Y si a esto le añadimos que Alex lleva muy poco tiempo en Madrid y que necesita una buena guía para conocer los lugares más especiales de la ciudad, la cita estaba hecha.
Desde Plaza de España nos dimos un paseo hasta uno de los lugares más románticos de la capital, la Plaza de Oriente. Allí estuvimos paseando y haciendo fotos, ya no sólo a los edificios sino sobre todo a las personas, ya que Alex me contó que los sentimientos de las personas son su tema favorito para inmortalizar con su gran objetivo. Por sus venas corre sangre de artista y es que aunque nuestro tronista no haya tenido demasiado contacto con su padre, es muy difícil de definirlo en una sola palabra, ya que en él se concentran todo tipo de sentimientos.
Nos contó que su pasión por la fotografía surgió cuando tan sólo tenía 16 años y los estudios no resultaron su punto fuerte. Comenzó de ayudante en un estudio y pronto se lanzó a su carrera en solitario. Le encanta fotografiar cualquier cosa pero, si tiene que elegir se queda con los sentimientos de las personas. Una respuesta que nos puso muy difícil preguntarle por la pretendienta a la que más le gustaría fotografiar. Una pregunta con una pequeña trampa ante la cual, el francés no dudo " Bea, Xenia o Joanna".1
En mitad del paseo, nos sorprendió la entrada en palacio de la Guardía Real, una situación anecdótica que Alex no quiso dejar escapar a su objetivo y nos dio pie para contarle algunas de las historias de nuestra ciudad. Como buen amante del arte, Alex se quedó sorprendido con las vistas y los monumentos que nos íbamos encontrando en este rinconcito de la ciudad. Decidimos hacer una pequeña parada para ver el resultado de nuestra sesión fotografía y aprovechamos para charlar un poquito sobre su actual proyecto profesional. Y es que Alex, está trabajando en un película de la que es director de fotografía y en la que por motivos económicos también se ha puesto detrás de la cámara en varias ocasiones. Un proyecto muy ambicioso que promete no dejar indiferente a nadie.
Un organillo sonando a las puertas del Palacio Real fue la excusa perfecta para ponerle un broche perfecto a nuestra cita y preguntarle a Alex por su deseo para el nuevo año. "Amor, mucho amor". Así que chicas, no dejéis pasar la oportunidad de conquistar el corazón de un guapo francés que está pidiendo amor a los cuatro vientos.