Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un día con Efrén

Simpático, atento, divertido, guapo... Estas son algunas de las características que podemos ver de Efrén cada tarde en el programa pero, ¿Cómo es realmente Efrén cuando no está delante de las cámaras? En telecinco.es no hemos querido perder la oportunidad de conocer un peco mejor al tronista más deseado y hemos decidido pasar un día con él.
 
 
A primera hora de la mañana Efrén llega a Telecinco en un taxi en el que no viaja sólo, sino que una maleta y varias fundas de ropa son sus acompañantes. Con las gafas puestas a pesar, de ser un día nublado, para ocultar las ojeras mañaneras nos saluda y se dispone a bajar todo su equipaje del maletero del vehículo.
 
Inmediatamente después Efrén atraviesa los diferentes sistemas de seguridad del edificio y tras saludar al personal y encontrarse con la chica de producción que le acompaña en todo momento, el futbolista se dirige a su camerino dónde nos invita a pasar y nos enseña su rinconcito secreto, en el que, como en todos los camerinos, no falta un grandísimo espejo, varios sillones, perchas, una mesita con bebida y algún que otro amuleto personal.
 
Todavía es muy pronto y el sueño hace necesario un cafelito para comenzar con fuerzas la mañana, así que nos dirigimos hacía la cafetería del edificio eso sí, bastante despacio ya que el futbolista se mueve como pez en el agua por Telecinco y no para de encontrarse con amigos a los que hay que saludar, con los que bromear y muchas chicas que no dejan pasar la oportunidad de plantarle dos besazos. Y la verdad, es que el tronista desprende simpatía allí por dónde pasa y en un muy poco tiempo ha conseguido hacerse con el afecto de muchos de los que día a día atravesamos estos pasillos.
 
 
Estuvimos revisando junto a su estilista los modelos que tenía preparados para ese día y de paso le pedimos que nos enseñara su maleta y nos confesara algunos de sus secretos. En medio de nuestra conversación Jani, sí la concursante de 'Gran Hermano', que ahora trabaja como azafata en Telecinco, entró al camerino para recibir un detallito que Efrén había traído para ella. Un momento muy bonito ya que el futbolista nos sorprendió al tener ese detalle con una de las azafatas que le acompaña durante sus ratos muertos en la cadena.
 
Pocos minutos después otra llamada en la puerta nos avisó de que era hora de pasar por maquillaje. Así que nos dirigimos hacía allí, donde además de dejarle más guapo aún de lo que el malagueño es en realidad, nos encontramos con una sorpresa. Una caja azul había llegado para él. Por el tamaño de la caja, nosotras pensamos que debía de tratarse de unas zapatillas de deporte sin embargo, el tronista se resistía a creérselo.  Al terminar de abrir el paquete, Efrén muy emocionado se calzó las zapatillas y corrió a llamar a la remitente del paquete para agradecerle el detalle.
 
Un gesto que nos mostró a un Efrén sincero, agradecido y sobre todo muy sencillo que no dudó ni un minuto en ponerse en contacto con su admiradora y agradecerle un detalle de ese calibre. Aunque, ya sabemos que al malagueño no se le impresiona con regalos caros, sino que también sabe aprovechar los pequeños detalles.
 
La conversación estaba muy interesante pero la hora de ir a plató estaba cada vez más cerca y no tuvimos más remedio que dejarle a solas para que comenzara a cambiarse de ropa. Unos minutos después, el futbolista nos avisó de que ya estaba listo y pudimos ser testigos de sus últimos retoques antes de enfrentarse a sus pretendientas. Un poquito de serum, colonia, unas miraditas en el espejo... Y listo. Nos vamos a plató.
 
 
Una vez en la cafetería nos encontramos con algunos de los colaboradores del programa, con los que Efrén estuvo hablando sólo unos minutos, era nuestro día con Efrén y el futbolista no quiso dejarnos ni un momento solas. Así que regresamos rumbo al camerino para tomarnos allí el café y aprovechar para conocerle un poquito mejor.1
Reafirmamos. Después de estar un rato con Efrén lo de menos es que sea guapo, es un chico simpático, natural, divertido, educado, atento... y muchas más cosas que no vamos a desvelar a las pretendientas. Que lo descubra la que se lleve su corazón.