Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entre divas anda el juego

La primera cita de Toño y Ana fue breve pero intensa. El tronista llegó con las ideas muy claras, la pretendienta no le gustaba y no dudó en dejárselo claro. Ella no opuso resistencia y captó el mensaje a la primera, tanto que ni siquiera apareció en plató para escuchar el veredicto de Toño.
Ana llegó a 'Mujeres y Hombres' sin saber quién era su tronista, algo que no gustó nada a Toño, pero que le ayudó a decidir cual iba a ser el destino de la pretendienta. El tronista no quiso precipitarse y prefirió darle una cita antes de tomar una decisión, aunque desde el primer momento que vio a Ana supo que no le gustaba: "No me gustan las divas".
 
 
Toño fue sincero desde el primer momento y le comentó a Ana que no le había gustado nada la sensación que le había dado: "Pareces la típica que te encuentras una noche y dice: 'Ni me mires, ni me toques'". La pretendienta reconoció que la primera impresión que daba era la de una chica "Estirada y prepotente", pero le explicó el motivo: "Es una especie de escudo".
 
Otro de los motivos por los que Toño no quería seguir conociendo a Ana era por haber entrado en el programa sin saber quién iba a ser su tronista. Ella le contestó que si cuando lo vio se quedó fue porque le gustó, pero la explicación no convenció al tronista: "Aún no conozco a nadie que haya ido a programa, no le haya gustado su tronista y se haya marchado a su casa".
 
El tronista había sido totalmente claro respecto a lo que pensaba de Ana, por eso quiso saber cuál era la opinión de la pretendienta: "Eres tú el que se va a perder el poder conocerme, igual que yo me voy a perder conocerte a ti", aseguró. Antes de despedirse, el tronista explicó a la pretendienta que, aunque tenía las ideas claras, quería pensar un poco más respecto si la expulsaba o no, por eso la invitó a acudir al siguiente programa donde se lo dejaría claro.

Tras la cita, Toño aseguró que tenía las cosas muy claras, por eso la cita había sido tan corta: "La sensación de que va muy sobradita me echa para atrás". Ana comentó que sabía lo que iba a suceder en el encuentro, pero aseguró que no le importaba ser expulsada.
 
Ya en plató, el tronista se dio cuenta de que Ana ni siquiera había acudido para escuchar su decisión, algo que molestó bastante: "Esto me demuestra que realmente va de diva", aunque, en realidad, no hizo falta que la chica estuviera presente porque siendo su pretendienta. Toño tenía claro que no quería que Ana continuara