Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una esperada explicación para Jenny

La compleja relación entre Manuel, Jenny y Silvia sigue pendiendo de un hilo. Jenny, ha estado esperando que Manuel fuera a plató para pedirle una explicación sobre sus palabras en 'El Blog de los Tronistas' y marcharse. Pero no todo está tan claro, ahora la rubia ya no sabe que hacer, su indecisión afecta, además, a su amiga y rival, Silvia, que está dispuesta a marcharse si Jenny se queda.
El programa quiso gastar una pequeña broma a las pretendientas de Manuel diciéndoles que su tronista seguía de baja por su caída y que su ausencia se podía prolongar durante bastante tiempo. La reacción de las chicas fue la esperada. diciendo que "Yo solo estoy esperando para que me de la explicación e irme"; Fanny, una de las nuevas pretendientas, dijo que esperaría e Inma, también nueva, dijo que "Yo iría encantada a su ciudad a conocerlo". Silvia dijo que "Si no viene me voya buscarlo fuera", Jenny fue más fría
Y como en 'Mujeres y Hombres...' puede pasar cualquier cosa, tras la broma inicial apareció Manuel por sorpresa, con su brazo en cabestrillo. Todas se alegraron menos Jenny, cuya cara no tenía descripción. El tronista se dio cuenta y lo primero que hizo fue pedirle perdón y darle la esperada explicación. "Te explico Jenny, las chicas de la página web me llaman después de cada emisión del programa y, mi error ha sido contarles cosas a ellas antes de venir aquí al plató y contáoslas a vosotras". El sevillano reconoció que la culpa había sido suya por no haber controlado sus sentimientos y haber dicho cosas en caliente que en realidad no pensaba. 
Manuel, ante tanta negativa por parte de Jenny, le preguntó si todavía sentía algo por él, a lo que la rubia respondió que sí, pero que no podía más. El tronista le dijo que entonces no entendía todo lo que había dicho sobre él, porque había estado reflexionando en casa y analizando todo desde fuera y había sido entonces cuando se había dado cuenta de cosas que, en el momento en el que sucedieron, en plató, no había percibido y, por eso, había hablado de más.
Emma , quiso dejar claro, que en este caso los dos habían dicho cosas en caliente que realmente no sentían y eso era lo que había desencado todo el malestar y la polémica. Pero aún reconociendo ambos sus errores, los dos tenían las cosas muy claras. Manuel le dijo a Jenny que después de todo "Yo tengo muchas dudas, más que antes, sobre ti por todo lo que ha pasado", pero, en realidad, no quería que se fuera. La pretendienta que había llegado con las cosas muy claras, ya no las tenía tanto, y no volvió a decir, de forma clara, si se quedaba o se iba.
Mientras seguía desarrollándose el resto del programa, Jenny seguía ahí, como invisible, hasta que llegó un punto en el que ya no aguantó más y comunicó a Emma que "Con tu permiso, quiero irme ya". Jenny se levantó para despedirse de Manuel y poder, definitivamente, marcharse, pero no fue tan fácil. Manuel le dijo que no podía con estas situaciones, que no podía estar siempre luchando para que se quedaran, que le dolía mucho que se fuera porque quería seguir conociéndola. Ella simplemente le contestó que "No me lo pongas más difícil".
El tronista volvió a intentar convencerla para que no se fuera , pero la chica seguía diciendo que se iba, pero sin moverse, en realidad. Ante esta situación, Emma instó a Jenny a que se sentara junto a ella e intentara ver el programa desde otro punto de vista, y si cuando llegara a su fín seguía pensando en marcharse, la dejaría ir. Cuando, casi al final del programa, Emma le volvió a preguntar a Jenny si se quería ir o no, ésta ya no opinaba como al principio: "No sé, ahora estoy un poco más relajada, y veo las cosas de otra manera".
Ante esta respuesta, Emma le dijo si quería quedarse junto a ella hasta que tuviera las cosas más claras y tomara una decisión, la rubia dijo que "Si, pero también es una decisión de Manuel, no solo mía". Aunque el público la abucheo, Manuel se remitió a sus palabras anteriores y le dijo que sí, que se quedara.
Además, cuando a Manuel le llegó el turno de escoger a dos de sus pretendientas para las citas, el tronista eligió a Jenny para tener una cita con ella y poder, así, hablar todo lo que se había quedado en el tintero. Jenny, la mujer indecisa, por supuesto, aceptó.