Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las pretendientas estallan ante la cita sin testigos de Fabio y Camelia

Yera tenía la sensación de que en la cita sin testigos de Fabio y Camelia había existido “una ducha y un karaoke”, Bienve que “hay que probar un gato para saber lo que es un león” pero en realidad, la cita de Fabio en la cabaña ha causado mucho dolor entre sus pretendientas y el tronista ha visto como Bienve, su favorita, quería abandonar su conquista para no volver.

Camelia era consciente de que tenía muchas posibilidades de que su cuarta cita con Fabio se convirtiera en una cita sin testigos y ha decidido poner toda la carne en el asador. Ha bromeado con el físico del tronista, le ha contado que había dejado el trabajo por él, le ha dado besitos en la cara y hasta se ha reído cuando Fabio le ha llamado “Ariana”. Sin embargo, la paciencia y el sentido del humor han valido la pena porque la cita sin cámaras era para ella.
Tras una hora de intimidad en una cabaña de España, las cámaras han sorprendido a Camelia más despeinada de lo que estaba y a Fabio a medio vestir. Los jóvenes estaban encantados porque habían descubierto aspectos el uno del otro que no conocían, pero han jugado a las metáforas y han hablado de un viaje al centro de la tierra, el tiempo en Transilvania, masajes, caricias, lados tiernos, canciones… ¿Qué ha pasado en la cita? Solo ellos saben la auténtica verdad.

Tras ver la cita sin testigos de Fabio y Camelia, en el plató se estaban realizando un montón de suposiciones sobre lo que había pasado dentro de esa cabaña de España y Bienve le ha pedido a Fabio que fuera claro, pero antes de que el tronista le respondiera, Yera ha hablado por él: “Han tenido una ducha y un karaoke”. Fabio ha guardado silencio, pero Rafa Mora ha tenido la sensación de que el tronista se estaba equivocando porque Camelia es una chica con unos principios muy claros y solo había conocido a Fabio de manera personal.
Bienve
La pretendienta preferida de Fabio ha intentado hacerse la dura pidiéndole que contara lo que había pasado en la cita sin cámaras con Camelia o asegurando que “hay que probar un gato para saber lo que es un león”, pero no estaba siendo sincera. Los ojos de Bienve decía otra cosa y cuando Emma ha insistido un poquito más se ha roto y ha abandonado el plató llorando desconsoladamente.  Fabio ha salido corriendo detrás de ella y le han temblado las piernas cuando Bienve le ha confesado que estaba pensando en marcharse porque ya le gustaba demasiado y no sabía controlar la situación. El tronista le ha recordado que es su preferida y le ha dejado claro que no le iba a dejar que se marchara de su trono así como así.
Ver más de: