Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un feeling en vías de extinción

En esta segunda cita, Sabrina ha querido darle caña a Germán, tanto en el gimnasio como en la conversación. La pretendienta ha querido hacer las veces de entrenadora personal de Germán. Además, ha aprovechado para mostrar su lado sincero, mostrarse tal y como es, y aclarar cosas que le estaban agobiando.
Sabrina quiso hacerle saber a Germán los sentimientos de agobio que está comenzando a sentir, y es que con la llegada de las citas eliminatorias las rivalidades comienzan a hacerse patentes entre las pretendientas. Sabrina siente que entre esta tensión, las miradas correspondidas del tronista comienzan a ser determinantes para su estado de ánimo: "Yo te presto mucha atención el plató y no veo muchas veces correspondida tu mirada,  y eso me está empezando a agobiar". Germán puso solución a este agobio de la pretendienta diciéndola que intentara intervenir más si quería asegurarse una parcela de su atención.
Tras esta conversación el agobio comenzó a contagiársele al tronista, y aconsejó a Sabrina que "no seas tan posesiva y tan dominante". La pretendienta respondía a este consejo diciéndole que "si es lo que te hace falta, una mujer que te ponga un poco de freno", Germán le respondía negativamente, porque "todas las que han intentado ponerme freno se han estampado". 
Con toda esta tensión desatada, , tal vez en el momento justo para romper la tensión que se había creado en el ambiente. Germán le echó la culpa de haber roto la silla a "lo nervioso que me has puesto", bromearon con lo que acababa de ocurrir y Sabrina quiso quitar tensión diciéndole que eso es "porque no tienes freno". Germán rompió la silla
 
Al final de la cita Sabrina le dijo a Germán: "Te voy a echar de menos porque hasta que vuelva a estar contigo van a pasar una o dos semanas mínimo", queriendo resumirle que sí que le interesa y demostrarle que: "Me encanta estar con él y cada vez más, me da subidón, y me está empezando a preocupar".
 
Tras ver la cita en plató, todos estuvieron de acuerdo en que . Incluso Sabrina lo asumía, pero se justificó diciendo que necesita esa conexión en plató para tener una "inyección de incentivo, sino estoy ocupando una silla que no vale la pena". el feeling de la primera cita se había ido
 
Raquel quiso hacer una crítica constructiva de Sabrina, y le dijo que: "me gusta que sea realista y se de cuenta de que en esta segunda cita ha perdido esa atracción, porque ha sido excesivamente sincera".