Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"He hablado con Rubén más que en todas las citas con el resto"

Desde que Rubén llegó a 'Mujeres y Hombres' a Noel le cambió la cara. La iluisón apareció en sus ojos y la cita lo confirmó, ya que la tronista, que siempre llevaba el peso de todas sus citas, en ésta se quedó en blanco. Los chicos hablaron muchísimo, rieron y, lo más importante, según ellos se conocieron mejor. El resultado de la cita fue que tanto tronista como pretendiente ya tenían en mente un segundo encuentro.
Noel tenía curiosidad por saber el motivo que había llevado a Rubén a ir al programa , pero la duda le duró poco, porque el chico se lo explicó: "Te podría decir que me gustan tus ojos, pero es lo típico que dice todo el mundo, así que mejor no te digo eso", y añadió: "Me gustaría empezar a conocerte bien, empezar de cero y olvidarme de todo lo que haya podido ver por televisión".
El pretendiente, en realidad, no había contestado a la pregunta de Noel, por eso la tronista insitió hasta que Rubén se lo dijo: "Me gusta como bailas salsa y que te veo con algo dentro de lo que viene siendo la cabeza". Noel, que miraba a su pretendiente casi ensimismada, se quedó en blanco, algo que sorprendió muchísimo a Rubén: "¿Te he dejado en blanco? No me lo puedo creer".
La tronista, más tímida de lo normal, le comentó que era muy difícil que ella se quedara en blanco, por eso le pidió a su pretendiente que fuera él quien llevara el peso de la cita. Rubén estaba nervioso y no sabía muy bien qué decir, por eso, no dudó en decirle a Noel: "Te puedo sorprender de muchas formas, pero ahora mismo no caigo en ninguna". Estas palabras, que andaban entre la sinceridad y la coña, hicieron que Noel soltara una gran carcajada, aunque, dado que se reía por casi todo lo que decía el pretendiente, al final tuvo que reconocer que lo que tenía era "Risa nerviosa".
Para centrarse un poquito, la tronista le agradeció el detalle del espejo y le preguntó su origen. Este tema era más serio para Rubén, pero aún así, se lo contó: "Fue a raíz de una ruptura de una relación larga, por un lado preciosa pero por otro tortuosa". Por eso, su madre quiso hacerle este regalo, que según el pretendiente, funcionaba muy bien ya que a él le ayudó a remontar ese palo y a hacer que su vida fuera más fácil. Noel que sabía que el espejo era algo muy importante para Rubén, le dijo: "Yo lo voy a utilizar y en algún momento te lo devolveré".
Tras la cita, , pero lo que más le gustaba de su tronista era que "Se puede bromear con ella, y ante todo, hablar". A Noel, el pretendiente le parecía un chico súper interesante, tanto que aseguró que "He hablado con él más en un ratito que en todas las citas juntas con el resto de pretendientes". Tan contentos estaban que ambos coincidieron en que estaban deseando tener una segunda cita. Rubén estaba fascinado por la belleza de Noel
Ya en plató, Virginia comentó que no había visto nada en la cita, y que incluso creía que, aunque a Noel el pretendiente le gustaba mucho físicamente, eso iba a desaparecer e iba a dejar de gustarle. Rubén, por supuesto se defendió, y aunque reconoció que el lugar no fue el más adecuado para tener una primera cita, sí aseguró: "Nos reímos muchísmo y hubo mucha complicidad en nuestras miradas y en nuestros actos". Noel, por su parte, también afirmó que se lo pasó muy bien y que eso era lo que a ella le importaba.