Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin hielo no hay alegría

Carmen Oliver ha confesado, antes de encontrarse con su tronista, que va muy rápido con sus juegos, y ha preparado una cita más tranquila para intentar parar el ritmo tanm frenético que había adquirido su relación. Y lo ha conseguido. A Oliver no le ha gustado nada lo que la pretendienta ha preparado, y el deporte de aventura ha ayudado a convertir el encuentro en una de las citas más aburridas para el tronista.
Carmen ha compartido su impresión con Oliver, y le ha dicho que tontea demasiado con todas las pretendientas. "¿Soy un cara dura?", ha preguntado Oliver. Pero la pretendienta tampoco ha querido exagerar, y le ha aclarado que no es que sea un cara dura, sino que le ve demasiado lanzado con todas. Oliver también se ha sincerado con Carmen, y ha comparado esta cita con cualquiera que podría haber tenido Raúl, el otro tronista. "Es una cita tipo 'el soso', y eso no em gusta", ha dicho el alicantino.
Sin embargo, esta cita tan aburrida no ha cambiado lo que piensan el uno del otro. A Oliver le gusta que la pretendienta le hace reír, que es divertida, dulce, guapa y alocada. No obstante, le ha echado en cara que, aún así, le ve un poco cría. Carmen no ha dudado en lanzarle una flecha: "Si soy una niña, maduraré contigo".
La malagueña ha reconocido que la cita no ha resultado como esperaba, y ahora que Oliver le ha dicho que realmente le gusta, va a sacar todas sus armas para seguir hacia delante. El alicantino, defraudado por una cita tan sosa, ha comprendido que, para la próxima, van a tener que buscar un término medio: "Ni juegos tan agresivos, ni esto tan aburrido". Y, ya en el plató, el tronista ha propuesto uno de sus juegos. Ha invitado a las pretendientas a ir al plató en bikini y sin maquillaje. Honinse se ha mostrado reticente, y ha preguntado a Oliver qué iba a ofrecer él a cambio para que ellas lo hicieran. Él ha salido del paso: "Yo también vendré en bañador, cortito además".