Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Sin vosotros hoy no hubiera podido estar aquí"

En sus siete meses en el trono hemos visto a Rafa Mora reír, enfadarse, desilusionarse, perder las formas, bromear, emocionarse, expulsar a más de 25 pretendientas, recibir puñaladas sentimentales, buscar culitos perfectos, convertir la palabra teta en la forma más cariñosa de llamar a una mujer, discutir acaloradamente con su ex, reírse en la cara de todo aquel que osaba llevarle la contraria, ser muy amigo de sus amigos, abandonar el plató en numerosas ocasiones, pedir perdón, volver a pedirlo, madurar, aprender a contar hasta diez antes de soltar una barbaridad, soltar barbaridades, comenzar a sentir, presumir de su belleza... Pero, nunca le hemos visto en la intimidad de su camerino. Telecinco.es consigue lo imposible y cuela una cámara en el camerino del valenciano para mostraros como es el valenciano fuera de plató.
 
 
 
 
 
 
¿Cuatro hombres y una cámara de vídeo? El resultado era inesperado, y  más teniendo en cuenta que los chicos nos pidieron permiso para enseñarnos una vez más sus culos depilados. Sin embargo, ex pretendientes y tronista cumplieron con su misión: contaros cómo estaba Rafa unos minutos antes de abandonar la soltería para una larga temporada.
Los chicos se pusieron manos a la obra y sin perder su particular sentido del humor se dejaron llevar delante de la cámara e indagaron un poquitín en la vida sexual de Rafa, su trayectoria en el trono y... Poco más, porque no sabemos lo que tiene un micrófono que todo aquel que lo coge no está dispuesto a soltarlo (la locura se apoderó del camerino).
Ahora en serio, llegó el momento de la verdad y los chicos plasmaron delante de la cámara los verdaderos sentimientos del valenciano, sus deseos de futuro, una porra para elegir al nuevo tronista y cómo no podía ser de otra manera, Rafa se dejó llevar, olvidó eso de contar hasta diez antes de hablar y se lanzó al vacío. Agradecimientos, reproches, pullitas a los presentes en plató y mucha ilusión.
El momento de la verdad había llegado. Rafa y sus colegas, vestidos de blanco inmaculado, abandonaron el camerino rumbo a plató dónde le esperaban dos preciosidades ansiosas por saber cual de ellas saldría del plató convertida en la novia del MÁS, en la novia de Rafa Mora.
Nervioso, ilusionado, preocupado, dudoso, emocionado, reformado, guapo, seductor, enamorado... Son muchos los adjetivos que podríamos utilizar para describir el estado del valenciano antes de entrar a plató pero, preferimos que cada uno saque su propia conclusión. ¡¡MUCHA SUERTE RAFA!!