Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los jóvenes sienten deseos de besarse

Alonso se ha reunido con Maite en una exposición de esculturas africanas. No sabemos cuál fue la razón, pero lo cierto es que ha ayudado a que hayan estado solos y que hayan actuado con mucha complicidad. Alonso ha reconocido que se pone nervioso cuando está delante de Maite, quizá por los sentimientos que está empezando a tener hacia ella.
Tal y como ha declarado el pretendiente, su intención ha sido que esta segunda cita sea la de la información. Y así ha sido. Alonso ha querido saber sobre la vida privada de la tonista, y le ha preguntado por su familia. Maite se ha mostrado sorprendida, y ha declarado que le gusta mucho esa actitud que está tomando el pretendiente. Los dos han reconocido que tienen un juego de miradas en plató muy intenso. "Eres con el que más cruzo miradas", ha reconocido Maite. Y Alonso ha aclarado por qué va tan rápido: "Hay mucho Ferrari entre los pretendientes, y tengo que adelantarles".
De todas formas, Alonso ha declarado que espera que esa confianza que están cogiendo no se traduzca en que Maite le termine viendo como un simple colega. La tronista le ha tranquilizado al asegurarle que eso no pasará. Alonso tiene mucha confianza en seguir pretendiéndola, y por eso le ha adelantado que, en su tercera cita, la llevará a un lugar muy especial.
El tonteo que han tenido los dos en la cita ha quedado evidenciado por la cantidad de besos, pero en la cara, que se han propinado y porque han estado tocándose todo el rato. El roce hace el cariño, y los dos se han cogido mucho. Prueba de ello son las ganas que ambos han declarado que han tenido de darse un beso, pero en la boca.