Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un masaje a cuatro manos para David

La primera cita de David y Deborah fue algo especial. La pretendienta se llevó a su hermana gemela con ella para gastarle una divertida broma a su tronista. Y todo salió a pedir de boca, ya que tras pasar por las manos de las dos, el chico no se enteró de nada.
La cita se desarrolló en un centro de relax, donde Deborah llevó a David para darle un masaje. Pero la pretendienta no fue sola, se llevó a su hermana gemela para darle una sorpresita a su tronista. Así, después de echarlo a suertes, Deborah fue la primera en entrar en juego.
Cuando el tronista llegó, se tumbó, y dejándose masajear, le preguntó a su pretendienta qué le había llevado a participar en el programa. Ella le contestó que "Te vi en la tele y me pareciste un chico muy interesante". David, muy picarón él, le facilitó a la chica el intercambio con su hermana cuando le pidió que le masajeara "más abajo", ya que ella le dijo que para eso necesitaba ir a por más aceite.
Tras el primer intercambio , cuando la otra gemela volvió, David, muy observador, dijo que "¡Uy! Yo veo algo raro aquí", a lo que la chica no pudo más que negar la evidencia y cambiar de tema preguntándole al tronista sobre su vida. Mientras, David le contaba que tenía "Cinco hermanos, y yo soy el pequeño..." las chicas volvieron a cambiarse sin que, en esta ocasión, él se diera cuenta de nada. Deborah le dijo que "Me apetece encontrar esa persona con la que realmente esté a gusto y, lo pueda compartir y hacer todo juntos". Otro intercambio más y, aunque en un momento determinado se posaron las manos de las dos chicas sobre su espalda, David no se olió nada.
David le preguntó a su pretendienta qué destacaba de ella, y la chica le dijo que "Soy muy sincera, que es algo muy importante, y muy lanzada", algo que le gustó mucho al tronista. Pero no todo dura eternamente, así que llegó el momento de la despedida. David le dijo a Deborah que le había encantado la cita, y tras ella afirmó que "¡Me encanta!". Ella también salió con grandes expectativas, "Creo que tengo mucha complicidad con el, por ahora". Aunque todo era perfecto, David seguía, erre que erre, pensando, no sin razón, que "Ahí hay algo rarillo".
Ya en plató, tras ver la cita, David continuaba algo confundido, pero aseguró que Deborah "Me transmite mucha felicidad, muchas sonrisas que es lo que a mí me gusta".