Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo mejor y lo peor se supo en el taxi

 
 Yo no quería perderme ni un minuto de la cuenta atrás así que me he colado en el taxi con la cámara encendida y dispuesta a sacarle toda la información que su gran prudencia y los pocos nervios que me aseguraba tener nos permitieran. Y si os soy sincera, creo que sus nervios han ido en aumento al mismo tiempo que han disminuido los kilómetros que nos separaban de Telecinco.
 
 
 
Una vez más hemos hablado de las chicas, de lo bueno y de lo malo de cada una y hemos intentado sacarle un poquito de información pero no. Ni el mismo Efrén sabe todavía con cual de las dos se va a quedar y que va a suceder en su vida a partir de ese momento. Además, hemos hablado de sus planes de futuro y de alguna que otra aventurilla que ha pasado durante estos más de tres meses de seguimiento pero, esto ya fuera de cámara.
 
 
 
 
 
De nuevo el intenso tráfico de la capital. Pero, en esta ocasión la M-40 nos ha regalado unos minutos más de intimidad con el tronista. ¿Qué es lo mejor que te ha pasado en el programa? Es la primera pregunta que se me ha venido a la cabeza mirando la enorme sonrisa que se dibujaba en su cara. Una pregunta a la que Efrén me ha contestado sin ningún tipo de dudas: "Conocer a tanta gente maravillosa". ¿Y lo peor? "Que en cierta manera he perdido el placer del anonimato". Una reflexión muy inteligente, que así puede sonar un poco endiosada pero que metida en su contexto, me ha parecido reflejar a un niño encantado de la experiencia al que sus miedos por el futuro no le dejaban disfrutar al máximo de su gran momento.
La curiosidad de verle salir de casa cargado de bolsas, como si acabara de salir de unos grandes almacenes, me han llevado a preguntarle por el contenido de sus bolsas. Unas bolsas que este niño emocionado llevaba repletas de regalos para toda la gente que ha estado con él día a día y que le ha ayudado a superar sus malos momentos en la carrera del amor. Unos regalos muy pensados y con mucho cariño, que si no os importa os contaremos dentro de un ratillo. No queremos desvelar más sorpresas de las necesarias.
El señor taxista
Por todos los medios he intentado convencer al taxista para que nos dejara grabarle, ya que es una de las pocas personas que ve a Efrén varios días a la semana y con quien comparte alguna que otra confidencia de carrera. Sin embargo, la vergüenza ha sido la excusa perfecta para no permitirnos mostrar su imagen, eso sí, nada nos impide contaros lo que el taxista ha estado comentándonos durante el trayecto.
Así que vamos a cotillear un ratito. Aunque, no quería salir en cámara nuestro taxista estaba encantado de llevar una cámara en el coche y de que sus clientes se estuvieran convirtiendo en la 'jet set' de la televisión del momento. Y es que no sólo estuvo comentando con Efrén el recorrido a seguir sino que le contó la revolución que había formada en su casa con su gran decisión: "Todas las niñas están locas contigo". Además, no perdió la oportunidad de comentarnos su último viaje con Miriam Sánchez o Lucía..., cómo el mismo la denomino.
El cartel de Telecinco ya esta frente a nosotros y el interés hacia el taxista dio paso a las docenas de mujeres que se agolpaban en la puerta esperando a entrar en el plató de Ana Rosa como público. ¿Qué pasará cuando Efrén se baje del coche?