Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de Whatsapp, tres besos tontos… A Ariana y a Christian se les acumulan las confidencias

Ariana y Christian habían decidido no darle más importancia a los “tres besos tontos” que David y Meritxell se dieron hace tres veranos, pero una salida de tono de la pretendienta ha terminado sacando a la luz un grupo de whatsapp entre los pretendientes, ha provocado una discusión entre Ariana y Meritxell y muchas dudas sobre la verdadera relación de los pretendientes.

Emma García ha querido saber qué le parecía a Meritxell su nueva rival en el Trono de Verano de 'Mujeres y hombres' y ella ha explicado que era una chica guapa, pero al hacer un comentario sobre el trabajo de Ainoa en plató han tenido la sensación de que la estaba juzgando por ser administrativa. Meritxell lo había dicho con otro sentido, pero se ha sentido atacada y ha hecho un comentario poco afortunado sobre las chichas de su rival y ya no ha podido parar. La pretendienta de Christian ha pasado de criticar a Ainoa y enfrentarse con David a terminar llamando “falsa” y “regalada” a Ariana sin motivo aparente.
Tras la tempestad llega la calma y Meritxell ha terminado llorando desconsoladamente. Christian ha tenido la sensación de que a su pretendienta le había dado un ataque de celos con la llegada de Ainoa, pero ella le ha explicado que había más cosas. Meritxell se siente atacada por trabajar en la noche, está haciendo un gran esfuerzo para conocer al tronista, viene con muchas ganas y le duele mucho ver a su tronista así de emocionado con otra chica.
A Meritxell no le ha gustado nada que Rubén la atacara durante su enfrentamiento con Ariana y ha decidido contar todo lo que sabe. Sin cortarse un pelo, la pretendienta de Christian, ha dejado a Rubén mudo al contarle a Ariana que él, David y varias pretendientas estaban metidos en un grupo de Whatsapp en el que planeaban tardes de compras y salidas de fin de semana. Rubén no ha tenido más remedio que reconocer que estaba en dicho grupo, pero que no era para lo que Meritxell estaba contando.
Al parecer, un misterioso administrador les había metido en el grupo a ellos dos, Zenobia, pretendienta de Iván, Yoana, expretendienta de Christian y a varias personas más. Rubén y David no se estaban explicando muy bien y ha sido Zenobia la que ha despejado todo tipo de dudas. El motivo del grupo al parecer era tomarse una paella en Valencia el fin de semana y luego salir a tomar algo. A Iván le ha parecido algo sin importancia, pero a Ariana le ha molestado muchísimo que sus pretendientes fueran amigos y planearan salir juntos.
Ariana se estaba pensando si quitarle la cita sin cámaras a David por haber estado en un grupo de Whatsapp planeando irse de fiesta con Rubén, su rival, cuando Meritxell ha querido que quedara claro que el grupo no era solo para irse a comer una paella sino que también estaban hablando de irse juntos de compras. Rubén y David lo han negado, pero en plató no entendían por qué Meritxell tenía esa información sin estar dentro del grupo. Ella ha explicado que escuchó a Zenobia y Yoana hablar del tema, pero David ha cambiado de tema de forma radical y se ha liado más todavía.
El pretendiente ha querido tranquilizar a Ariana contándole que él no había ido a trabajar el miércoles a la discoteca en la que trabaja para no coincidir con Meritxell, pero no le ha salido bien la jugada. La pretendienta asegura tener pruebas de que David fue a la discoteca sabiendo que ella estaba allí y que fueron los jefes los que no le dejaron acceder al local. Los que se dieron “tres besos tontos” hace tres veranos se han enzarzado en una ardua discusión en la que nadie entendía por qué estaban así de enfrentados.
Cansada del tema de los tres besos tontos y con la seguridad de que entre David y Meritxell había algo que no nos estaban contando, Ariana se ha puesto en pie para dejarle claro a David que quería tener la cita sin cámaras con él porque le gusta mucho pero también, para advertirle de que esa era la última oportunidad que le daba porque ya estaba cansada. David ha respirado tranquilo, pero ha querido que quedara claro que él no había hecho nada malo.