Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer gran enfado

Estamos acostumbrados a que los pretendientes pidan a sus tronistas un respeto de novios y que en la mayoría de las ocasiones ellos no cumplan las normas. Sin embargo, en esta ocasión, Iván las está cumpliendo y no acepta bajo ningún concepto que ninguno de sus rivales pruebe los labios de su Maite. Pero la tronista tiene las cosas muy claras y no está dispuesta a que nadie la deje plantada en un cita y mucho menos que sus chicos se comporten como novios celosos por un besito sin importancia.
la única intención de dejarle claro a la madrileña que si veía un beso más, él se iría del programa para siempre
 
 
 
 
 
 
 
El pretendiente aludido no dudó en decirle unas cuantas cositas a la cara y mantenerse en su postura de no más besos.
Maite que llegó a la cita sabiendo lo que le esperaba no se vino abajo y le plantó cara a su preferido. No entiende que Iván tenga una actitud tan posesiva cuando todavía no es su novio y mucho menos cuando él ha sido el primero en probar sus labios. La tronista sabe que no está bien lo que hizo o bueno mejor, no fue del todo correcto y le ha querido dejar claro que no va a volver a suceder. La tensión se podía cortar con un cuchillo. Tanto que zanjado el tema Iván le comunicó a Maite su deseo de marcharse.
La tronista no daba crédito y le comentó que si la dejaba plantada no sería un caballero. Una opinión que Iván no compartía y que cumplió. , ya había dicho lo único que tenía que decirle a Maite con ese enfado. El pretendiente le dio dos besos a Maite y se marchó
Ya separados, Maite se quitó el colgante que él le había regalado y se quedó muy decepcionada con la actitud de Iván. "Le he dicho que si se marchaba no era un caballero y se ha marchado", aseguró. Por otro lado, Iván estaba convencido de que su actitud había sido la correcta y no estaba dispuesto a rectificar.
De regreso a plató, Maite quiso dejar claro que no iba a volver a besar a nadie hasta el día de su final y aclaró que no era fácil estar sentado en el trono, comenzar a sentir e intentar no hacer daño a ninguno de sus pretendientes. Además, aclaró que aunque no tenía que haber dado el beso a Alonso, con esa actitud le hacía daño al pretendiente y eso no estaba bien. Estaba claro que todas sus palabras eran para Iván.