Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer viaje de David y Marta

La cita entre David Morales y Marta fue a las mil maravillas, una cita en la que las percepciones de David cambiaron: "antes pensaba que había cosas de ti que no me gustaban, pero por alguna extraña razón, o no tan extraña, sí que me atraes". "Te veo un tío muy listo, está claro que eres un chico atractivo", decía Marta sobre David. El pretendiente no lo veía claro: "te decantas por chicos que no tienen nada que ver conmigo, que son rollo musculitos que seguramente tendrán su fondo...".
David estaba decidido a luchar por que Marta le diese una oportunidad y no dudó en hablar mal de sus compañeros: "todos son unos rajaos que no se quieren acercar a ti porque parece que muerdes". A su parecer la tronista no conseguirá ser feliz si a su lado está "un chavalito que tiene miedo, que sólo está pensando en como queda en cámara". Según él, "prácticamente todos, menos Carlos" son así. "Creo que te mereces algo mejor, y sobre todo alguien que no te ofenda", manifestaba David.
"Este es el primer viajecito que te puedo dar, luego, si hay un rollito y tal...", dejaba entrever David cuando, llegando a su fin el encuentro, se dirigían al metro. "¡A Egipto!", se apresuró a decir Marta entusiasmada, "me encanta, quiero ver una pirámide". David tenía una fácil solución: "¿Convencemos al programa?"
Marta lo tenía claro, para ella la cita había sido "muy divertida" y sobre todo "muy necesaria". No tan claras eran las cosas para su pretendiente: "me debería de plantear si quiero estar ahí para conquistarla teniendo que aguantar todo lo que hay a su alrededor". Aunque parece que lo que aún le queda por conocer de Marta merece la pena, "sé que hay una Marta que no ha visto nadie y que me encantaría descubrir, ya sea dentro o fuera".
Ya en plató Emma le pregunta a la tronista si considera a David un pretendiente diferente, a lo que contesta: "sí, te anima en cualquier momento". David hizo gala de esa simpatía bromeando un poco, "¡y eso que no me ha visto desnudo!".
Sin embargo, en el concurso las opiniones sobre las intenciones del pretendiente son diversas. Por un lado, Miriam lo recomienda, porque para ella es "lo mejor que hay aquí ahora mismo, tiene la cabeza muy bien amueblada". Por otro lado, Pipi cree que no le interesa conseguir a Marta, sino que busca el trono. Pipi afirma que va "en plan consultorio sentimental y no en plan pretendiente", "es una persona a la que le tienes cariño (refiriéndose a Marta) pero el cariño de verdad lo tienes a este trono", sentenciaba Pipi Estrada.
David no dudó de expresar sus sentimientos al defenderse: "Marta no me importa casi nada, me gusta, que es diferente". El madrileño no comprende cómo iba a importarle una persona con la que he tenido una sola cita. "Sería de tontos decir eso, yo necesito bastante más para que realmente me importe una persona", admitía David. No obstante, le parece que Marta es "una tía súper atractiva" y que "tiene unos ojazos", "me gusta como es", aseveraba David. Respecto al trono también tiene respuesta: "yo mi trono lo tengo en mi casa". "No necesito tronos, lo que necesito a mi lado es una mujer de verdad".