Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La primera impresión no suele ser la acertada

Raúl llegó a su primera cita con Sandra dispuesto a terminarla lo antes posible. Tenía claro que en Sandra no iba a encontrar a la mujer de sus sueños. Sin embargo, tras unos minutos de conversación descubrió a una gran mujer con la que le gustaría volver a tener una cita. Opinión que se reafirmó en plató, cuando la pretendienta se atrevió a cantar la canción preferida de ambos.
"Físicamente no me ha llamado la atención. Tampoco es que sea fea pero bueno..."
 
Sandra le comentó que a ella también le gustaba mucho el deporte y que podía ser otra de las cosas que tenían en común. Estuvieron hablando del boxeo como manera de desestresarse, de su gusto por la música y la pretendienta avanzó tres puntos cuando le pidió que la próxima cita que tuvieran fuera en un estudio de grabación.
 
 
 
 
 
 
 
Entrando en el terreno personal, Raúl le preguntó si había seguido su trayectoria en el programa y Sandra quiso saber si el físico era muy importante para él. Ella contestó que sí y el tronista le aseguró que aunque hubiera sido la última de su ranking eso no significaba que fuera una chica fea, ni mucho menos.
Sandra también quiso comentar a su tronista que le veía un poco serio en plató. "Ya me lo han dicho alguna vez pero todo lo contrario. Estoy un poco loquillo", respondió Raúl. Además, el cantante le reiteró que estaba muy ilusionado con la oportunidad que le habían dado. "Yo también estoy muy ilusionada, me has gustado mucho", aseguró Sandra.
Raúl se había llevado una sorpresa muy agradable con Sandra y así se lo quiso expresar a ella, al mismo tiempo que le proponía que tuvieran su segunda cita para ir al estudio de grabación. Ya separados Raúl aseguró que se había llevado una sorpresa y que Sandra le había transmitido muy buen rollo. "Quiero salir de las citas con ganas de quedarme y en ésta me ha pasado", afirmó. Por su parte Sandra, también se quedó satisfecha y llegó a pensar que aunque no le correspondiera podrían sacar una buena amistad.
Ya en plató, Emma quiso que la madre de Sandra le contara a Raúl como era su hija y comentara lo que la joven llevaba haciendo toda la semana. La técnico de sonido estaba muy ilusionada con su tronista y había pasado horas y horas aprendiendo a tocar la guitarra para poder sorprenderle contando y tocando una canción que era especial para él.
Con la guitarra en mano, Sandra intentó comenzar pero los nervios le bloquearon y Raúl no dudó en levantarse. "Yo toco y tú cantas", fue el trato que el tronista le propuso antes de que sentados en el tresillo los jóvenes se dejaran llevar por la música. "Me ha gustado mucho, he sentido que estábamos los dos solos", aseguró Raúl.
Aunque parecía que Sandra había avanzado un nuevo pasito, los asesores del amor estaban convencidos de que Raúl no iba a llegar a nada con la pretendienta.