Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No quiero ser una opción, quiero convicción"

Aitor quiso aprovechar su nueva cita con Blanca para dejar atrás el tema de Raúl y comenzar de cero en su relación con ella. Incluso, le preparó una nueva llama de la pasión. Sin embargo, Blanca no estaba por la labor y le aseguró que iba a resultar muy difícil olvidar al músico y comenzar a sentir algo por él.
  
 
 
 
 
Una vez más, antes de que pudiéramos conocer el final de la historia el programa llegó a su final.
 
 
Intentando ser positivo, Aitor le aseguró que el hecho de que se hubiera quedado en plató para él suponía mucho y le daba esperanzas para seguir luchando. Unas palabras que fueron acompañadas de otro nuevo golpe de su tronista: "Lo que he sentido por Raúl ha sido muy fuerte y yo no sé si voy a volver a sentir algo así por alguien aquí". Dispuesto a no tirar la toalla, Aitor siguió intentándolo: "Yo no quiero ser una opción, yo quiero convicción".
El andaluz también quiso tener un detalle con Blanca y le regaló una vela: "Esta llama es la que puede surgir entre tú y yo. Espero que dure mucho tiempo". Durante el resto del encuentro, los jóvenes no dudaron en regalarse piropos el uno al otro. Y es que, todo apunta a que se gustan pero, no sabemos si serán capaces de conseguir dejar a Raúl en el olvido.
Ya en plató, a Aitor le esperaba una mala noticia. Vicente no dudó en preguntarle por su actuación en una discoteca de Estepona. Una confidencia sin confirmar que no fue más que el principio de una montaña de acusaciones.  El pretendiente aseguró que él había estado en ese lugar cuando todavía era pretendiente de Jenni y que en ningún momento se había liado con nadie. Sin embargo, la cara de Jenni mostró su desconfianza ya que, ella tenía muchos más datos que aportar a esta confidencia. Según la tronista, Aitor es un habitual en el local de moda y en varias ocasiones le habían visto terminar la noche muy bien acompañado.
Muy seguro de sí mismo y de sus actuaciones, Aitor aseguró que era verdad que iba a ese local y que también era cierto que terminaba las noches muy bien acompañado, eso sí, de su prima y de una amiga de ésta.